Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

jueves, 31 de diciembre de 2009

31 de diciembre

Este año que se va:

Crecí

Decrecí

Maduré

Me equivoqué

Me sentí culpable

Me perdoné

Me peleé

Gané

Perdí

Hice amigos

Perdí amigos

Descubrí

Abrí los ojos

Miré hacia atrás

Y miré hacia adelante

Me desenamoré

Me enamoré

Sufrí

Extrañé

Fui feliz

Me volé la cabeza

Me odié

Me decepcioné

Me ilusioné

Me sorprendí

Me abatieron

Me levanté

Detesté, por momentos

Me reí

Lloré

Y me levantaron el ánimo

Ayudé

Me ayudaron

Me sinceré

Me negué

Acepté

Admití

Grité

Me quedé muda

Herí

Pedí perdón

Terminé

Empecé

Leí

Escribí

Probé

Dejé

Salí

Conocí

(Y podría seguir enumerando)… Pero lo más importante es que:

APRENDÍ

Otros años lo principal fue hacer amigos, o salir, o cosas de índole familiar. Este año, después de revisarlo minuciosamente estos últimos días (como acostumbro hacer por estas fechas), concluí en que por sobre todas las cosas este año aprendí mucho.

Aprendí:

A querer hasta la sinrazón

A aceptar realidades ajenas a mí y dejar de forzar relaciones y situaciones que están fuera de mi alcance.

A mirar hacia mis adentros y comprenderme.

Que los amigos son pocos, y así debe ser. Que a la amistad no la hacen ni una tonelada de años, ni un simposio de recuerdos, ni cualquiera sea la trayectoria. A la amistad la hace el amor, la comprensión, la aceptación, los códigos, la caridad, la transparencia, la confianza, la lealtad. Y descubrí quiénes son aquellos en mi vida. Aprendí a leer situaciones, a notar su presencia ante cualquier circunstancia al lado mío (fuese lo que fuese, pasase lo que pasase) diciéndome: acá estoy, y te entiendo, o no te entiendo, o te entiendo y no te comprendo, pero acá estoy. ACÁ estoy, que no es el cliché de “estoy cuando me necesites” “cualquier cosa estoy”… amigos son los que detectan esa necesidad, los que preguntan, los que no esperan a que explote la bomba. Los que no quieren verte mal. Los que te quieren, todo incluido.

Aprendí a alegrarme por lo que tengo. A mirar el vaso medio lleno (sigue en construcción).

Aprendí a ser formal y cortés, cortándome el pelo una vez por mes (¿?)

Aprendí a pasar de forma amena momentos con mi familia. Momentos a solas con cada uno de ellos, y momentos juntos.

También, que los principios para algo están. Que lo que te dice la gente de buena fe, es por algo. Aprendí a escuchar consejos, a discernir entre ellos. (Todavía no aprendí a seguirlos, tontamente opto por la destrucción ajaj)

Aprendí a NO ser prejuiciosa, y a detestar con toda mi alma a los prejuicios, y a quienes los tengan.

Aprendí a no juzgar, a no difamar chismes, a guardar secretos, a no opinar sobre cosas que no me conciernen, sobre la vida de otros.

Aprendí el valor y la importancia de decir: no, sí, por favor, gracias.

Y blablá. Todavía no aprendí a callarme la boca, o a abrirla en el momento preciso. BAHH me falta tanto que aprender… tengo MUY buenas expectativas y estoy agradecida a toda esa gente que me enseñó (aún sin proponérselo).

Noche vieja, Año Nuevo… 31/12 es mi día preferido.

¡Que terminen bien el 2009, y empiecen bien el 2010!

1 comentario:

  1. Siempre es bueno aprender de todo!
    Que tengas un buen comienzo del año! :)

    ResponderEliminar

*