Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

lunes, 14 de diciembre de 2009

No saber qué decir


En general soy una persona que suele dar respuestas, suelo conseguir decir lo que quiero, como quiero.
La mayoría de las veces encuentro cómo expresarme, respondo a lo que me preguntan, digo la verdad, o puede que en cierto modo invente. Deliro ocasionalmente.Consigo fácilmente manifestar lo que pienso. No me enredo, no me encuentro perdida o desamparada/desprovista de palabras.

Pero ahora, estoy en situaciones, en las que me siento impotente. Paradójicamente sé las respuestas, pero no voy a darlas, no puedo, no sería productivo, no van al caso, o simplemente: no. O bien, no me sale la voz, primero saldrían litros de lágrimas y toda la situación haría que termine hablando de cualquier cosa, evadiendo lo que realmente iba a decir. O, plagaría mi discurso de eufemismos, y de muletillas, como camuflando lo objetivo. Volvería sobre mis propias palabras, sería bobamente contradictoria.
¿Qué hago divagando? Es una cosa que me descoloca.

Entonces, no digo nada. (y... como ya dije) ¿digo todo?


Se entienden los silencios. ¿Se entienden los silencios?
Si yo digo nada, probablemente esté queriendo decir todo.

Por favor, ¡debería ser mucho más fácil!



Inerte



4 comentarios:

  1. es horrible cuando no sabes que decir o no te sale, lo odio..

    un beso!

    ResponderEliminar
  2. "Cuando no se sabe qué decir lo mejor es no decir nada"

    Y con respecto a mi post, creo que permanecer enamorada de quien no te corresponde es como una soledad de morondanga - y lo digo por experiencia - porque no es el tipo de soledad que sirve, que es productiva sino que es una soledad en "función de"
    Yo he salido de ese estadio y he ingresado paulatinamente al de "soy sola" y lo disfruto, al fin, lo disfruto.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Permiso??

    La mayoría de lo usuarios con blog hacemos catarsis, no queda duda. Cada uno a su forma je!

    Me hiciste acordar al protagonista de un cuento que escribí hace poquito con esta entrada :O

    Una pregunta en mi blog pusiste que lo ibas a seguir leyendo por rosarino? Esoo es por qué eras de Rosario o tenes algún cariño especial por la ciudad? Me surgió la duda :)

    Y depende el caso a veces es mejor callarse. Igual es terrible cuando uno quiere decir algo y no puede, no sabe como o simplemente no salen las palabras. La vida es una paradoja constante, no hay duda.

    ResponderEliminar
  4. Siempre he tenido un problema con los excesos; sobre todo con los que implican a las palabras. Por ejemplo, al no decir nada o al hablar de más. Nunca he sabido cuál es peor de los dos.

    Muá.

    ResponderEliminar

*