Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

domingo, 28 de febrero de 2010

Ser.. o deber ser

Extraño ser

Ahí estaba la razón. Tantas veces me cuestioné ¿por qué? Y ahora me respondo: porque el deber ser no desdibuja su figura. Porque, de conocerlo, podría delinear completamente su existencia, podría pasar un crayón por su contorno, y el dibujo sería legible.

Porque, es de esas personalidades que en la arena dejan huella. Pesadas, con forma y definición. Esas llenas de pasiones.

Es hermoso ver a quien ama con locura, a quien gusta con devoción. Creo que eso es lo cautivador. Sabe. Sabe lo que le gusta, sabe lo que odia. Y gusta, ama u odia con casi completa entrega.

ES. Al extremo. Y cómo decirlo… ¿eso no es realmente… excitante? Esa pasión, a mí me despierta otra. Esa existencia TAN existente (y tan redundante) me descolocó, me dejó fuera de mí.

Cómo quien dice… *amo tu MANERA de enamorarte, tu forma de reírte y disfrutar, y cómo guardás secretos, detestás objetos y circunstancias… y cómo defendés tus posturas.

Claro, amo tu jodida, conciente, intensa, frenética, libre y electa autenticidad.*

jueves, 25 de febrero de 2010

Alfonsina Bernabé

Figurate esta imagen: una jovencita bien vestida entra en un antro, y va directo a la barra, casi empujando a la gente, dejando atrás a sus amigas bien vestidas, y pide un tequila, apurada, deseando el tequila, sin, limón, ni sal… Sólo el tequila, y luego otro (¡por favor!), sin levantar la vista de la barra chorreada.

La mano en el hombro de una de las chicas. Aléjense de ella porque no quiere escuchar a nadie, y ya no tiene ganas de bailar. Se va sin poder enfrentar esa noche.

Las luces de la calle giran, ella es el eje, y no se mueve, sólo niega con la cabeza. Las manos blancas, el sudor frío.

Cómo odia ese sudor frío… Cómo odia el balbuceo de la nada, el playback de todo lo que hay ahí adentro, de ella. Mover la boca sin hacer un sonido. Y no saber qué decir, y querer decirlo todo. No querer moverse para ver cómo sigue, y también querer correr lo más lejos posible. Y caer allí mismo, o tropezarse al correr.

Y de haberla visto, hubieras visto esa palabra en potencia, y tal vez, le hubieras preguntado qué es lo que guarda. Y aún más difícil: de haberla tomado de la mano, sabrías de ese nerviosismo latente. Peor: de haberla visto, y mirado a los ojos, conocerías sus lágrimas, y ya no preguntarías nada, ni qué, ni por qué, ni cómo. Porque tu inteligencia basta, y con mirar alrededor la cuestión está resuelta.

Vos sabés lo que acabás de hacer, pero no sabés lo que le hiciste. Porque estabas de espaldas.

martes, 23 de febrero de 2010

Detalles

Cómo me gustan los secretos en serio.
Y me acuerdo de los sugus preferidos.
Cuando cenábamos pedía Fanta para dos.
Pizza con cebolla.
(y no me gustaba tanto)
Ahora una hora eligiendo sólo los amarillos podría.
Buscaría también un algo con zapatitos.
Guardo los vales de Mc. para mi mejor amiga.
Lennon para la pendeja.
Bizarro para la mediana.
Holanda para mi mamá.
Café para el viejo, tango de vez en cuando.
Si veo un bizcochuelo en la alacena, lo invito a mi mejor amigo.
A nadie negarle un cigarrillo.
Responder las misceláneas.
También es lindo que no le pongan azúcar al mate cuando estoy en la ronda.
Que me traigan chocolate blanco.
Que dejen comida en el horno para que se queme más, para mí.
Y no se olviden de comprar jugo de manzana.
Es lindo que entiendan mi enojo.
Que pasen por ferias y me traigan pavadas.
Y yo me acordaré de ponerle más sal a la ensalada, hielo a la gaseosa, tener lapiceras de más, guardar los zapatos cuando llego, saludar a desconocidos, pedir un sorbete de más, usar más you tube, recomendar discografías, halagar las mínimas actitudes.
Como no me olvido de unas uñas prolijitas, una peca en la rodilla, un flequillo horrible, el sonido de la respiración, el olor del cuello de la camisa, la tobillera que nunca se saca, el ángulo de elevación de una nariz, el brillo en la mirada al pronunciar la palabra clave, un abrazo en la lluvia, el ritmo al parpadear, los ojos entrecerrados cuando el profe tocaba Serú y el día que me dijo " qué buena remera".

Estoy deseando a fondo conocer para poder quedarme en los detalles. Y queriendo que me conozcas, para que repares en mis pequeñas cosas.
A ver si somos felices.

Por ejemplo, reir de mis pies.
Y jamás recurrir al Raid.

sábado, 20 de febrero de 2010

Friday


I'm in love
hoy es viernes
que sea viernes
amén

buen finde. yo previando con un té y esta música pindonga. buenagg noche, ando muy metida JAJ ¿qué te paaaaaasaaaaa Buenos Aires?
okidoki té que te digiero y luego mis margaritas

miércoles, 17 de febrero de 2010

Paseo

Buenos días. Eliminar entrada anterior.
¿qué? Ah sí, tengo esto para vos. ¿Qué es? Buenos días. Linga y a echarse a andar. Llave, yo sabía que la tenía escondida en algún bolsillo....
Que las calles me dejen pasar y el viento me respire me despeja la mente, y seca las lágrimas, enciende ideas, apaga cenizas.
Qué bueno está hacer memoria. Hoy me preguntaron ¿Y cómo estás hora, qué pasó todo este tiempo? Totalmente necesario inducirme a la reflexión, para que suelte "hey estoy bien".... en serio.
¿Qué tengo ahora? Tengo la bronca sepultada, la culpa en el velorio, y ya no lloro en la sala. Lo lamento (mentira) pero lo superé. Ahora tengo dolores de cabeza, dolores de alma... pero no me duele el orgullo, y menos que menos, me duele estar sentada en un banco sola, odiando las horas. Ahora las horas son buenas, y el dolor dejó de ser sinónimo de amargura... en todo caso, ahora tengo eso que es pura parte de la vida, como el pinchazo para volver a la realidad. Y tengo una irrealidad dulce, nada de venganza. Las lágrimas, sólo saladas. Tengo ternura ajena, sueños equivocados, asignaturas pendientes, buenas historias, una pila de libros, música que me hace llorar, fotos para borrar, carteles que arrancar... lo que quieras, pero no me malinterpretes, porque vivo y... es eso . Si te parece, me sacás las manos de encima, o seguí aferrándome, en eso sí que no decido yo, o por ahí sí. ¡La mierda!, un pozo...
Bendita seas Bicicleta.


sábado, 13 de febrero de 2010

ELLO, yo y superyó

Anoche, casi una epifanía. Es terrible cómo las salidas nocturnas se tornan realmente interesantes. Soy fanática de ellas juntamente por eso.
Conversación en la que escucho cómo me retan, me piden que pare, me dicen que me aleje, me cuidan tiernamente.
Claramente entendí, y asentí... porque reconozco que tenía razón quien me hablaba. Uno no es boludo, puede estar haciendo cualquier mierda con su vida, con sus cosas, pero sabe lo que hace. Al menos en mi caso, soy artífice, y por lo tanto responsable. Si de algo gozo es de libertad de elección, y de capacidad de discernimiento.
Lo loco es que aún teniendo bien en claro qué es lo bueno para mí, qué es lo bueno en sí, qué me está haciendo cada vez peor... no puedo evitar seguir eligiendo eso último.
Y no es una batalla interna. No es que mi moral se disputa el lugar con mis deseos, con mis "ganas". Lo que quiero está en el podio de mis prioridades, y de entrada tiene la guerra ganada. Tal vez, hasta lo que más deseo, lo que más disfruto, no es otra cosa que una pastilla autodestructiva. Pero TAN sumamente agradable.
Qué será eso... ¿hedonismo, o estupidez? o la una incluye a la otra, puede ser.
Me da por el llanto.
Aclaro que encima no hay intención de cambiarlo. Está valuado en moneda de otro planeta.

jueves, 11 de febrero de 2010

Contrastes

Hay situaciones en las que no puedo creer lo que la otra persona me dice, o hace ... no sé.
Esto, porque pensé: ¿debería golpearlo? ... francamente es lo primero que se me ocurre, en momentos tales en los que algo de ellos me está lastimando, o me está molestando MUCHO. Y esas actitudes, me parecen incomprensibles, desconsideradas... pero bueno calculo que eso es porque para mí, algo que pasó entre ambos, no fue de la misma manera de lo que fue para esa otra persona.
Ese contraste al que no me acostumbro, o esa instancia a la que me cuesta acceder, para darme cuenta de que MI visión, MI experiencia, es sumamente distinta a la del otro... y como soy una máster en no decir lo que me pasa a tiempo, lo lógico es que después pasen estas cosas.
Ahora me cuesta entenderme con una amiga, otra gente que me habla como si nada y yo que dejé de tolerarla hace mucho tiempo y parece no haberse enterado, gente que debí haber mandado a la mierda y todavía sigue acá picante.
Después me hacen planteos tales como: ¿por qué estás enojada? ¿por qué estás tan distante? - porqueporqueporque para mí lo que pasó fue mucho más significativo, esa es la respuesta... ya sea negativo, o no... no fui tan fuerte como vos, que pudiste ignorarlo como un rey/una reina.
Desearía que los otros fueran un poco más intuitivos, o bien tener esa capacidad para expresar fluidamente qué es lo que me está pasando.
Eso, o clavarme una marquesina en la frente que diga por ejemplo: Advertencia: no te banco - No che, no está todo bien, ni me hables - Date cuenta, sos un forro, yo ya me dí cuenta y no te escucho cuando hablás.

Todavía.
Todavía es eso .
Eso es!: todavía.


domingo, 7 de febrero de 2010

Cold in hand blues

y qué es lo que vas a decir
voy a decir solamente algo
y qué es lo que vas a hacer
voy a ocultarme en el lenguaje
y por qué
tengo miedo








Iba yo a decir algo pero yo no digo nada. Lo dice Alejandra y, bueno sí: lo digo yo. Ya dije yo, como cuatro veces. :)

jueves, 4 de febrero de 2010

Nuevo, o ¿nuevamente?

  • Estoy a jueves, de una semanita diferente. A eso se debe que me siento tanto mejor, porque dejé de ser un sobrante del cosmos y pasé a hacer ALGO por mi vida. Léase: empecé el curso de ingreso a la facultad, un ambiente totalmente nuevo y desconocido (muy bueno está). Y no sólo las horas ahí adentro difieren con lo que conocía hasta ahora en la secundaria, sino que ahora el ritmo de vida está cambiando: por ahí menos tiempo en la computadora, me voy a dormir MUY temprano y me levanto a las 6 de la mañana, además leo y estudio en mi casa, cosa que no acostumbraba hacer. Hoy es jueves y normalmente saldría de noche, cosa que no voy a hacer tampoco. En fin...
Eso sería lo nuevo de mi vida.

  • Ayer fui a la psicóloga y hablábamos de eso y en un determinado momento cambiamos de tema. Me preguntó si había pensado en lo que veníamos hablando acerca del tipo de personas de las que generalmente gusto. Hablamos un poco de eso, y otro poco de ESAS personas en concreto. Fue entonces cuando expresé que "volví a pensar en X persona, y a preocuparme por ella. Y hasta a comunicarme con ella con el fin de que supiera que ahí estoy, si me necesitase" - un poco con enfado, otro con desconcierto. No creo que sea una virtud esa tendencia que tengo a darle apoyo a gente que realmente "no me incumbe", mejor definido: gente que forma parte de mi pasado, y que ya no está en mi vida... Y todavía no puedo encontrar claramente la causa por la que siempre termino haciendo exactamente lo mismo. Me da pavor pensar que en realidad sea un rasgo de manipuladora, y de querer siempre tomar cartas sobre el asunto. Porque eso es una pretensión pelotuda.
En fin... lo que me jode no es haberlo hecho (haber ofrecido mi ayuda, como quien dice) , sino el hecho de no poder ignorar lo que sea que le pasara al otro. Me molesta haberme preocupado. No distingo si es de pura "metiche" o es que no lo dejé ir.



(La última oración quiso ser una pregunta, que quisiera ser respondida, por mí, o por quien quiera dar una opinión)