Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

sábado, 31 de julio de 2010

IN

¡Qué especial
cada vez estoy más cerca de desconocerte!

Y más cerca de ir a mi plaza que ahora es mía nombre mío y nada más y si es tuya, es otra cosa, pero nuestra no. Clarito como el cielo de hoy.
Es lindo tirarse al pasto y pensar en pasto.
Es lindo decir que te vi a través de la ventana de un micro y antes de cruzar, miraste. Mucho más lindo que todo.
Pensar en pasto porque lo que hay es pasto.

"Besando el sol, despierto hoy... ya tarde. La noche fue larga, algo salvaje... y hasta difícil de sobreseguir. Aunque supe el secreto... no lo recuerdo. Sólo retengo algunas ideas que no paran de decirme que: Tienes que encontrar amor, en un mundo mejor, ir perdiendo el temor. Deshaciendo el dolor,y dejarlo pasar, e ir en busca de algo mejor. "

viernes, 30 de julio de 2010

¡¡Dale no jodas!!


No me cabe asumir una posición de loca. No me gusta que me digan loca si me lo dicen en serio. Ni me gusta mucho hablar de eso, es muy puesto y me asusta un poco. Me parece que hago todo dentro de mis límites o fuera de ellos pero todo responde a cosas que siento y no me interesa demasiado poder explicar absolutamente todo, aunque podría. Los parámetros de otros no me gustan. Cada cual de su vida un trompeta. De última hay opiniones para todo.
No me parece copado censurarme a mí misma, ni renunciar a cosas que me parecen demasiado importantes así sea un pedazo de trapo, una vocación, una amistad a los tumbos, garrapiñadas, un buen boleo o un super amor.
Tal vez me voy al carajo y tengo pasiones desmedidas. No sé.
Pero me parece re falaz, díganme cuál es la medida en la que deben sentirse o hacerse las cosas...

Quiero llenarte la casa de papelitos de colores.
Dibujarlo más.

martes, 27 de julio de 2010

Qué curioso

Últimamente escribo cosas y después las elimino, o las hago un bollo .
Es que siempre que me siento a escribir lo hago con una vibra no precisamente de la buena.

Alerta roja

Una chica se acerca a vos con un trago de colores.
Una chica revuelve la cartera, se caen monedas, suenan las llaves, saca un encendedor, enciende un cigarrillo.
Una chica pestañea por más de un segundo. Está contando hasta diez. En un segundo.
Una chica marca un número en el teléfono de memoria. Después el mismo número en otro teléfono. En otro, en otro, en otro.
Una chica se toma un té para bajar no sabe qué. ¿Vos sabes qué?
Una chica apoya la cabeza en la almohada y te imagina caminando por una cornisa.
Qué peligro, esa chica.
Que se sienta al teclado, escribe cuatro millones de cosas y nunca pone enter, enviar.

viernes, 23 de julio de 2010

Buenos días queridos conejos

Estaba en la cama. Duermo tapada hasta la cabeza. Me agarró un calor así medio fugaz. Me destapé y me saqué el pantalón y un buzo que tenía cuando me fui a dormir, más por frío que por sueño. Pero entonces tenía calor. Entonces, cuándo. Prendí la luz y miré la hora en el despertador de plástico amarillo que tengo ahora que perdí el celular. Entonces: a las 4:30 de la mañana.
Tenía sed. Se ve que no mucha, porque duré una hora más en la cama. Dormitando con la luz prendida un poco, armando algo en mi cabeza que espero retener para cuando tenga más tiempo de escribir. Abrí un libro justo donde lo había dejado anoche a no sé qué hora y leí. Leí hasta que me dí cuenta de que mejor era levantarme y reservar la lectura para después, aunque quería seguir leyendo.
Después, dije. Miré la hora, eran las 5:40. Más o menos exacto, era esa hora.
Levantarme me cuesta mucho. Me había sacado las medias también hacía un rato y ahora sabía que en cuanto me destapara iba a tener frío. Miré para todas partes, buscando la ropa tirada. Cuando supe exactamente dónde estaba todo me destapé y me vestí rápido. Bufanda incluida. Yo uso bufanda dentro de casa.
Fui al baño tratando de no hacer ruido y me vi en el espejo: pálida. Hola, me dije. En ese momento pensé en que quería más que nada poder saludar a alguien que acabara de despertarse conmigo.
Volví a mi pieza y calculé ropa para 4 días. Calculé tres mingas y una polera. Guantes y por qué no me voy a la puta que me parió. De hecho, eso voy a hacer. Irme. 4 días. 4 Bombachas. 5. Siempre una de más aunque ya sos grande y para qué es la quinta no sé, pero bueno . Llevás 5, me dije. Hola, llevás 5, Jor.
Ahora mi cama es un bollo de sábanas y frazadas, más ropa, más libros, más hojas, más yo dentro de un rato arriba de todo eso porque es mentira que dormí para mí: tengo sueño. Todo eso lo pensé y después fui a la cocina y me hice un Capuchino.
Prendí la compu para no se qué concha y acá estoy. Tomé el capuchino, se me fue el frío y por no sé qué otra concha pensé en el miedo. Más que nada porque fui al baño y corrí la cortina de la ducha. Siempre corro la cortina de la ducha. Mi casa cuando sea mía va a tener una mampara. Psycho viceversa.
¿Cuál es tu mayor miedo?, esa mierda de pregunta de los test del facebook por ejemplo. Eh, bueno, tengo miedo de que haya alguien en la bañadera. Pero no es el mayor. El mayor de todos es no poder hacer nada. Es estar ante una situación indeseable, atada de pies y manos. Es ver una aguja clavándose lento en los ojos. Es como lo que me pasa ahora. Y los miedos cuando se hacen carne ya no son miedo un carajo, ¿no? se van. Bueno, se van un poco. Y te digo que es peor. Para mí es peor. Quiero hacer algo por eso y no hay tu tía. Ajo y agua. Chaucha y Palito. Whisky y tabaco. Sexo drogas y rock and roll. A otra cosa mariposa. Cosecharás tu siembra. Al mal tiempo buena cara, el que quiere celeste que le cueste, y yo por más azul y blanco que mezcle hago rosa, naranja, verde, cualquier color menos celeste y mirá que cuesta eh pero celeste nunca.

miércoles, 21 de julio de 2010

Imnsomne tropieza con la misma piedra y come confites

Ah !... basta de pensar
alguien llora allí
se cayó del alerce
ah !... este sueño surcará
las ventanas y el baúl
de tu espejo interno
hablan de piel
hablan de qué sabrán
nadie de vos
nadie lo sabe ya
que todo sea como vos quieras...
ah !... los asnos y el perdón
qué omnipotencia cruel
me hiere como al sol
ah !... qué razón de ser
me habrá puesto piel
en la inmensidad
hablan de piel
hablan de qué sabrán
nadie de vos
nadie lo sabe ya
que todo sea como vos quieras...

sábado, 17 de julio de 2010

Asquerosa mente dulce

¡Que yo anoche tomé veneno! Y me despierto enroscada en mi cama y digo no tengo piernas, qué me pasó. Soy puro cerebro latiendo y sabor dulce muy dulce que no se va con nada. Y digo no me obedecen los ojos , que no se abren, ni se cierran, como si se me hubieran caído entre tanta cosa ridícula, ya que estamos perdí los ojos. Y por los agujeros de la cara donde antes había dos ojos redondos y ahora hay vestigios de rimmel seco y pegoteado y unas ojeras cara completa, veo que el piso es pura ropa, puro papel y todo sigue siendo dulce, asquerosamente dulce.
Los sábados al mediodía post noche destornilladora melodramática y todos los males de la tierra y todo el amor del planeta dicho a tientas confesado sin tartamudear, sospecho que no estoy parada dentro de mí. La mierda que siento es tan grande que toma forma de recuerdos, olvidos y puro cigarrillito y yo lo veo todo en tercera. Veo cómo tardo 10 minutos en ir de la cama a la cocina y escucho mi difonía, adivino que ahora voy a apretar la letra R y voy a decir siempre esa puta letra por ejemplo y esta puta canción que puso el del auto como para rematar la noche, total perdí los ojos, perdí las piernas, perdí el reparo, perdí la templanza, perdí el interés en callarme un poco la boca e irme bien a la concha de mi madre, me comí un vaso de vidrio y sentí una bala de plomo por la garganta hasta el vaso haciéndolo mil pedazos. Y entonces digo una grasada como que tal vez eso es romperse el corazón. ¡Total ya perdí el hilo!

viernes, 16 de julio de 2010

Consciente colectivo


Corro el micro, subo al micro, me doy cuenta de que el chofer y yo estamos solos, imagino una situación violenta y planeo el escape, me quedo en el molde, me muerdo las uñas, llego a mi parada, toco el timbre, bajo del micro y corro hasta mi casa.
Que hace dos meses nos hayan robado no fue sólo eso. Todo bien, déjenme en bolas, no tengo celular, no tengo un mango, no tengo ipod, no me interesa pero devuélvanme mi inconsciencia. O paradójicamente en realidad la cordura se la llevaron con mi cartera y estoy delirado cartoncito. No sé.

miércoles, 14 de julio de 2010

Un metrónomo en el pecho

Primero me preguntó si lo esperaba, le dije que sí, claro, como todos los jueves. Creo que se sintió más tranquilo porque se desenroscó la bufanda y se desabrochó el gamulán. Un frío de mierda, ¿no? le dije. Que ni me contaba, dijo mientras subía las escaleras. Yo ya había preparado café y había servido las Melbas para él.
Se acercó la taza. Conté: una, dos, tres cucharadas de azúcar, y ahora galletita. Me senté y me puse derecha. Derechita, bien derechita. Corroboré la altura de mis muñecas.
Pisó: Cuatro, cinc, sei, siet, och y un re mi fa sol la si ... y ahora, menores.
¿Te das cuenta de que es triste? Me dijo. Tocó un Sol Menor con su mano en mi mano y yo vi que ni las Melbas ni el café caliente alcanzaban. Hacía un frío de mierda.

domingo, 11 de julio de 2010

Wonderwall

Eso que del amor al odio...
Ni idea. Solamente sé que me hubiera fumado todos tus cigarrillos con tal de no dejarte ni uno. Solamente sé que, así como muchas veces quise quedarme con vos para siempre, anoche me vi tentada de romperte la nariz, tenerte cerca me pareció quemante. Solamente sé que te quise mucho, y por eso, ahora, tal vez te odie. Te mando un beso, Guatepeor.


sábado, 10 de julio de 2010

Jugando al haiku a partir del 221

"tenés la táctica/
ácido en la respuesta
dulce en el ruego"

qué divertido
un día me estabas viendo
no sé qué hacías

estás mojado
maldigo la tormenta:
quiero abrazarte

irreprochable
quisiste que me quieras
y no hubo caso

buena noticia
yo todavía conservo
lo que no es digno

miércoles, 7 de julio de 2010

La nueva era

A mí me parece que abrir la cabeza no es dejar que te entren las moscas en el cerebro hasta que te lo coman todo.

domingo, 4 de julio de 2010

Mi amor platónico

Dejame de joder.
Si un día tengo oportunidad de verlo, la voy a perder, desmayada.
A falta de amores. El más hermoso.

sábado, 3 de julio de 2010

Las tetas al aire

Minga momentos perfectos. Minga príncipes azules. Minga epifanía, ángeles que caen del cielo, apariciones en sueños, lamparitas prendidas.
Porque, en un mal momento, en una situación de mierda, rozando lo irónico, lo bizarro, lo inapropiado, lo inoportuno... de golpe, el preso, en la esquina de la celda, despegó el culo de la banqueta, caminó hasta las rejas, riéndose de sí mismo empujó, hubo un clac y la puerta se abrió.
Ahora está afuera, se afeitó la barba y corre, corre para sentir el aire en la cara y dejar de pensar en candados y limas .

viernes, 2 de julio de 2010

Putitos antivirales

Porque el cielo es azul, me hace llorar.
(Y porque no puedo explicar cómo me siento, y el tema me vuela la tapa de los sesos:)