Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

viernes, 27 de agosto de 2010

Mejor con hielo

¿Qué mirabas? Te sobresalté.
Mirabas las pestañas. Vos decís eso. Las pestañas.
Por qué, porque parecen cubiertas de brillantina.
Brillantina masculina.
Abajo nomás la nariz. Una peca en la nariz. Lo estabas mirando.
Mirabas cómo esa peca era parte de su cara y de su cuerpo.
Imaginas más pecas. Pecas en los hombros. Ahora mirás esos hombros vestidos, y te preguntás si debajo de la camisa habrá más pecas. Si estarán adornados esos hombros, que cómo será eso de tomarlo por los hombros.
Tomarlo o beberlo. Ahora pensás en beberlo, ya no mirás. Mirás adentro de tus párpados y ves las pecas, los hombros, la nuez de Adán, vello en el pecho. Pensás en beberlo ¿Con la boca? Claro.
Porque tenés sed.
Y porque sólo lo mirabas, y hay camisa, y tus párpados abiertos, pedís otro trago.

3 comentarios:

  1. comentario de momento : son las 4 am no entendi nada!

    ResponderEliminar
  2. bella y honorable admiración... así empieza no?
    Lo mágico está en que describiste los detalles y no lo común. No sé si sea peligroso o bueno.
    En fin, lindo texto. Nimiedades de la vida.

    ResponderEliminar

*