Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Si tu viejo es zapatero...

(Ouch!)
Mamá, no sé cómo explicarte.

Siempre se me vienen a la cabeza frases como esa. Que cómo le explico a mamá esto o aquello, que cómo lo voy a explicar. Me la paso pensando en esas mierdas y tengo unas ganas fervorosas de pedir disculpas, de disimular tal o cual cosa.
Me hace acordar a la mañana de mi primera resaca, o al día en que mamá encontró una cajita de lata con cenizas, colillas de cigarrillos, y demás yuyos. Pienso en lo estúpida que me sentí por haber querido esconder de esa manera IMBÉCIL mis cosas, mi suciedad (oh terrible abyecta suciedad oh tan terrible), en por qué no lo tiré en el momento, en por qué carajos lo guardaba. La situación había sido que una tarde mi mamá buscaba unos papeles, yo tenía en una canasta de mi pieza varias cosas que no quería que ella viera, pero sabía que en esa canasta podía estar lo que ella buscaba. Entonces agarré a cuatro manos todo y lo tiré al fondo de un placard, lo cubrí de ropa (mirá vos qué pendejada) y me olvidé para siempre (muajajá). Un glorioso día llegué de no se dónde y encontré mi pieza hecha una pinturita. Muy ordenada, muy limpia, placares ordenados, etc. Me gustó verla así, acto seguido entré en pánico. Le agradecí a mi vieja por haberla ordenado. Sentí ganas de pedirle por favor que no volviera a hacerlo, me dio vergüenza ser tan pajera y no dije nada. Mamá sacó como de la galera la latita y me dijo: mirá lo que encontré!!, lo abrió y estaba LIMPIO, brillaba el metal y yo me sentí una cabeza de lata. No me dijo nada más, sabe, sabe, mi mamá sabe darme vueltita como un panqueque sin salpicar sangre.
Bueno recién estaba desvelada y me puse a leer mis diarios, cosas de hace tres, cuatro años, y me sentí casi tan avergonzada como ese día de los cigarillos y la mami. Y a la vez, digo, claro, todo tiene sentido... un sentido ridículo que me deja parada justito donde estoy hoy, con toda esa sangre que estalla y fluye como enjabonada por este laberinto mío.

11 comentarios:

  1. Hola! No recuerdo si ya te lo comenté antes, pero como vi que sos de La Plata a lo mejor te puede interesar el blog que estoy armando con mitos urbanos, leyendas, misterios e historias curiosas de la ciudad. Si lo querés leer, te dejo el link: http://misteriosdelaplata.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Jajaj, a mí me pasa lo mismo. Lo peor es que mi vieja se entera de todo (no sé como) y se lo guarda para soltarlo en el momento justo la muy viva. He sentido verguenzas similares a esa con mi mamá, pero pasan.

    ResponderEliminar
  3. Esos chicles! Dioss xD. Verlos me hace sentir vieja xD.

    Peor sería que te hubiera encontrado forros si todavía eras media chicuela xD.

    ResponderEliminar
  4. Mi mamá me preguntó una vez "Vos fumás?" y yo el conteste "no" cuando la respuesta era sí(ahora ya no fumo). Y no se como, pero se terminan enterando de (casi) todo.

    ResponderEliminar
  5. Grrr esa facilidad de nuestras viejas de descubir todos nuestros secretos es DETESTABLE.
    Besito gigantee

    ResponderEliminar
  6. zarpale la lata, se se
    Cuando leo mis diarios me pongo colorada, las cosas que escribía por diossss

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Ni lo dudes, las madres tienen un sexto sentido y un poder de manipulación excepcionales. Cuando tenía 16 creo, Mi mamá encontró en mi cajón de bombachas una lata llena de chapitas de dr lemon, yo las metía en mis carteras porque no me gusta tirarlas en la calle y nunca encuentro tacho cuando lo necesito, cuestión, vacié lo de las carteras en la lata y me colgué en tirarlas.
    Encontró un diario de cuando tenía 11 años, leyó una página en que la puteaba por alguna pelea que tuve con mi hermano menor y que ella salió en defensa de él (como siempre), me esperó acusadoramente en mi habitación con la evidencia en mano. No sabía que decirle, y no hubo manera de hacerle entender que lo que escribo es solo una vía de descarga y que muchas veces no es cierto, es solo la mierda del momento sacada afuera. No, se ofendió y aún hoy cuando peleeamos me lo reprocha jajaja.
    Las madres son todo un tema, pero lamentablemente nos pueden con un simple te quiero, con un café, con mirarnos.

    ResponderEliminar
  9. Mi vieja también me puede dar vuelta de esa forma. También encontró cosas que no eran de su agrado, y siempre me lo reprochó. Pero con suma cautela.

    ResponderEliminar
  10. jorgi vos sos genial :D tenes una habilidad increible para escribir y qe se sienta tu situacion como propia, te quieor muchsimo,espero qe ande bien todopor tu vidac:) espero verte prontoooo :) antes de morir es pronto :) despues es tarde :D (? soi sofii paz

    ResponderEliminar

*