Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

martes, 26 de octubre de 2010

No quiero pisar la primavera, cemento caliente, algo condensado en las paredes. Que se condensa lo que fui respirando en otros momentos, largando palabras, porque dije tanto y no llegué nunca a decir nada, como hablando en un vaso, saturando todo de puro aire mío, y necesito que digas algo, que seques el muro transpirado golpeándolo contra mi espalda, que lo derribes todo, que rompas en pedazos lo que queda de finales de octubre.
No quiero respirar toda esta basura de jazmines que me revuelve la nostalgia, enfrentarla otra vez.
Pero es que no quiero, no quiero quedarme en mi sillón, abollarme toda, quedarme en este molde del pasado, y no me sale la fuerza para caminar así, bancarme una mañana húmeda y sobria cada día que queda, ahora que el tiempo trae mosquitos, trae ese color bronce en tu cara y los ojos se te ponen rojos rojos y te pido que no, por favor, que no los entrecierres que son como dos almendras y me gusta tratar de descubrir de qué color son.
Puedo ver más allá de mis rodillas mientras muerdo mis nudillos, aprieto los puños y quiero tomar de una bocanada todo el perfume que tengo en la mente para escupirlo de una vez por todas, que odio recordar tanto. Puedo ver tu camino, te hacés más chico y te vas entre los árboles, quisiera saber si es que estás creciendo. Quisiera no querer saberlo y salir nomás del molde sin derretirme, sin quedarme desparramada y no conseguir la unión de mis partes que todavía vuelan, dispersas, por el espacio.

domingo, 24 de octubre de 2010

(La vanguardia es así)

"Vivo a través de una ilusión. Vivo en una causa perdida. Vivo a través de una canción, así es todos los días .
Hay amor, hay dolor todavía.
Hoy, hoy vivo en una casa, vivo en una casa, vivo en una casa vacía.
Si querés tocar, tocá. De eso depende la vida.
Si querés amar, amá. Ese es tu derecho de vida.
Si querés chupar, chupá. Queda un lugar todavía."

Anoche en un momento pensé, qué jodido cuando quiero seguir diciendo algo y no hay ningún lugarcito en mi cabeza para desdoblar ni hay ningún aire que pueda llenar con cosas de las mías, no puedo inventar más, aparte de mis giros existe la realidad... y me cansé de meter fichas de más. Jejee "feliz cumpleaños". Puta la redundancia.
Entonces copio y pego. Que habla mejor que yo, que mucho de hablar no sé pero no me sale quedarme callada porque hay algo que me incomoda y tengo una tara interesante con las palabras últimamente. Dios mío, no sé decir. Se me lengua la traba. Abrazos. Jor!

viernes, 22 de octubre de 2010

Donde no duermo

Allá donde no pude dormirme voy una vez más a tratar a tratar de dejar de pensar. Que la noche está estrellada y la estrellada soy yo.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Improvisastre

Ahora escribo lo que me plazca que se me viene se vaya afuera, de mí para siempre, que estoy cansada de tanto tener, tenerte, latiendo fuerte, adentro mío trato de no dejar de teclear escribo para que te quedes con esta partecita de mí que sale si no respiro si sólo giro un poco para que me veas me veas acá, paradita , sola, qué digo, nena, ¿que estoy cansada? sí, dije eso, que ya es de noche. A veces más noche que nunca. Que las estrellas como gran peso en el mismo cuerpo, parece el cielo los mismos hombros, y de una percha, como enroscada, nena, plateada, que pierde brillo, alguna noche de estas pesadas. Que pongo música,alta, bajita, alta, bajita, y no escucho nada. Lo que yo quiero, ahorita mismo, es darte esto, pedazo de mi alma, para que veas, que aunque es poquito, es grande, y todo, para que un día me lo preguntes, me quieras ver y me preguntes, qué te pasa, por qué, quién sos, la intriga. De si soy alguien, sí, si soy alguien. Porque yo sola no puedo abrazarme, ni menos puedo considerarme, CONSIDERARME. Pero si un día me decís nena y a vos qué te gusta, que no sos yo, sos persona aparte, entonces yo voy a sentirme adentro mío otra vez, que ahora estoy acá, paradita al lado mío, pero fuera, no dentro, dentro del cuerpo, hay otra cosa que es como espesa, si es sangre, es blanca, ni color tiene. Es como un piano , desafinado, adentro más nada, o eso quisiera, vaciarme toda, arriba del teclado, sin respirar ni pestañear ni levantar mis dedos del plástico.

domingo, 17 de octubre de 2010

Viejita mía


Sos mi pilar,mi sostén, mi orígen y mi fin último. Te amo, mamá en la Tierra con diamantes. No vas a dejar de brillar nunca, y espero tener un poquito más de vos cada día. Estás valuada en galaxias completas y no tenés precio. ¡GRACIAS!

jueves, 14 de octubre de 2010

Are you ready*cula¡?


Uno, dos, trescuatrocinco
si no se me pasa me tiro a un río
seis sieteocho
nueve diez once
el agua me tapa, no salgo a flote


doce trece
¿sabés contar?
catorce, catorce,
me lleves a girar,
me compres confites
me tires con rifles,
me traigas un globo
gigante y rojo
para que me suba
y lo vea, las olas
la espuma, y el mar
que si tenés ganas
te puedo explicar

que no me gusta el río
nunca me va a gustar
haceme que me lleve
en balsa, en bote, en yate
que si se pincha el globo

voy puro patalear
que si arde un poquito
la sal en las heridas
es guerra, amor, o música
de nada, o de flotar

y quince, dieciseis
llevame llevame
¡¡¡que me quiero ahogar!!!

martes, 12 de octubre de 2010

Entra

Cuéntame de tus cosas, sé que has viajado un poco pero no sé a dónde.
Yo estoy bastante viva, tengo algunas canciones que quiero mostrarte.
Nada más.
Mira qué sucio que está el piano.
Ya me conoces demasiado bien para extrañarte.
Qué tal si cantamos un rato, tengo tu voz dando vueltas en mi cabeza.
Oye ya es casi madrugada, déjame invitarte a pasar la noche
y mañana
si quieres
puedes irte
otra vez.

lunes, 11 de octubre de 2010

A bajar



Si me bajan.

Una rachita de esas que te inflan como un globo y después te pinchan.
Que ni lográs quebrarlo todo.
Hoy me siento particularmente bruta y poco productiva.
Quisiera hacer algo con mi brutalidad. Algo distinto a comer gelatina de frutilla, requeputear y requequerer irme.equeuqueueuquququeuqueuqueuqueuqueuqueuqueuuquqeuqueuqeuququeuqueu
speak to me
me duelennnnnn las uñasssssss que no duelennnnn nuncaaaaaaa
no
ni siquiera
estás
vegetada!!!!

sábado, 9 de octubre de 2010

Dreamer

Estaba pensando, que hay días, y días. Fechas y fechas.
Todos los días son fechas FECHAS para alguien y para mí pasan tan... pasan. Que a ver si tengo más respeto con el tiempo. Que lo siento como elefante.
Todo esto lo pensaba boca abajo y traía las patas para un lado y para el otro, diciendo 9 de octubre, 9 de octubre.
Que 14 más 9, justito, es 23. 14 es mi número, 9 es hoy y 23 es en dos semanas, entonces.
Días como premoniciones, viste, que uno siente que debería pasarle algo, o alguien. Bah, yo siento. Que juego con mis patas para un lado y para el otro, pasa un bichito y miro la pileta de fibra de vidrio, cuántos bichitos si la levanto. Cuántas ratas en la palmera.
Se me acabó la batería del mp4 y pensé que ya no soportaba más el sol, pero que qué iba a hacer adentro. Me quedo afuera siempre afuera, y dónde ando. Y nomás logré que se pasara el tiempo, pensando en cosas debajo de la pileta, pensando en fechas, numeritos, haciéndome la mente con cálculos de nada, como contar el pasto del jardín, hebra por hebra, o los pelos de mi gato, los centímetros de ... cielos...Cuánta piel me empujó como al vacío. Ochocientos treintamil elefantes se balanceaban... Nacen personas así, todo el tiempo... pero... hay fechas y fechas. Hoy es 9 de octubre. A mí no se me pasa. Que hay tanto escrito de él que no sé, digo cualquieracosa. 70 añitos de un flor de fechón.
"You may say I'm a dreamer
But I'm not the only one"


Que vos, John, único único, no sos el único soñador, tenías razón!
Arriba mío sólo cielo. O por lo menos, me lo pude imaginar.

viernes, 8 de octubre de 2010

About Pescado


Me acuerdo que un día le pregunté a una amiga ¿Y, cómo es ella?. Dejada, me dijo. ¿Cómo dejada?. Sí, como si no se depilara las cejas, no hiciera dieta, no usara corpiño, no perdiera tiempo en vestirse ni se peinara.
Debe ser hermosa, pensé.
Chiquititos, pequeñitos, pichoncitos del rincón. No te equivoques, es que estamos lejos, lejos del suelo, y así se ve desde abajo.

Atte, Rabiosa también.


martes, 5 de octubre de 2010

Un poco de mí

Cuando suena el despertador lo apago y lo pongo debajo de la almohada. Me levanto justo a tiempo, si tenía que salir de casa a las 10, 10 menos 10 abro los ojos.
Con esas cosas mi cuerpo es un relojito suizo. Es la hora, y yo lo sé, y si no me levanto siento la culpa.
Me gusta levantar la persiana, abrir las ventanas si el día está soleado.
Amo despertarme y que no haya nadie en casa. Me gusta caminar sin ropa. Odio mis pies y me pinto las uñas de colores para ver si un día me gustan un poco más.
Tomo mucho sol. Me carga la batería. Me gusta abrir las manos y ver esa piel como membrana entre los dedos, blanca, saber que estoy más negra.
Amo la arena cuando está suave. El pasto recién cortado.
Los bichos no me gustan, me dan escalofríos, más si zumban. Pero si estoy tirada en el pasto, los veo de otra manera y no me da por matarlos.
Me emociona que mi gato se acerque a mí, creo que me odia, bueno, es una relación de amor odio, de su parte. Yo no puedo quererlo tanto.
Tengo una perra, se llama Petunia, está vieja y es más humana que otra tanta gente que conozco.
Mi religión es un tema grave en mi vida. Y digo grave, porque me atormenta la ruptura que tuve, o estoy teniendo. Un proceso de rastreo de mi fe. Vivo en la duda constante. De todo, y sobre todo, de lo que pasa con mi mundo más cercano. Cuestiono todo. Trabajo mis modos, a veces puedo sonar como una pendeja que no sabe dónde tiene el culo, o que simplemente quiere molestar. Voy al choque, y no puedo decirte por qué, es que es así, será la genética.
Soy una desesperanzada de la historia, y de la política. No hay vuelta que darle, no consigo el optimismo ni la confianza, y es algo que me gustaría tener. Me gustaría ignorar. IGNORAR. Y eso SÍ que JAMÁS lo voy a lograr. Le presto atención a todo. No me puedo quejar, eso me ayuda mucho en cierto casos, en otros quisiera desconectarme el cerebro del cuerpo y bajar un cambio. Voy a mil, no tengo control, ¿qué me pasa?
Soy una nena grande. Soy la nena grande, en realidad. Tengo el pelo igual a cuando era chiquita, los mismos cachetes. Me cuesta desprenderme de lo que fui en otro momento, me siento incómoda. Todavía tengo mi pensamiento mágico. Camino rápido, aminoro la marcha y pispeo casas ajenas. Me acuesto, cierro los ojos fuerte y me imagino todo lo que no es, todo lo que no puede ser. Existe un espacio de tiempo demasiado largo hasta que bajo, hasta que admito que eso "no es", y más me cuesta renunciar, pensar que "no va a ser".
Si me gusta alguien, me gusta. Todo el tiempo, y no hay vuelta que darle.
Si me gusta alguien, significa que me interesa, mucho, y me interesa que me conozca tal y como soy. Y me gusta de buenas a primeras. Me desdoblo de la ternura que nunca tengo.
Escribo poemas horripilantes que seguro borro, seguro tacho, o me hacen reir de lo que puedo llegar a escribir en estados de nube de pedo.
Me emborracho fácil, y ya no me gusta tanto. Por eso me gusta el vino, porque me da calorcito y es un alerta de que estoy pasando a mi otra dimensión. A elección, quiebro y me olvido de todo, o doy sorbos chiquitos.
No me gusta fumar cigarrillos si estoy triste.
No me gusta la carne picada, ni las manzanas, ni la lechuga, ni amo el asado. Amo la pizza, amo la espinaca.
Tomo Coca Light porque me gusta más el sabor. Y la cerveza, me encanta!
Que me agarren de la mano. Que mi vieja me salude antes de irse a dormir. Batir el café después de comer.
Los sonidos me perturban si van todos a la vez. Necesito (por favor) que respeten mi "atmósfera sonora". El teléfono sonando me parece horrible.
Los Bubaloo me encantan, por cinco minutos.
Los caramelos duros. Los ácidos amarillos, los Cristal, los Suchard azules. Sino, que sean Sugus, any color you like.
Me gusta escribir, cualquier cosa. Por eso escribo esto. A veces simplemente necesito subir lo que sea.
Subiría todos los días canciones. Mis canciones del día. Es una idea. Generalmente hay un tema al día que escucho unas cuántas veces, y pongo repetir, repetir, repetir.
Si sigo, no termino más. A veces me descubro infinita. Siempre es lindo y me da miedo. Siempre, es lindo, y me da miedo. No es lo mismo. El poder del punto y la coma!

lunes, 4 de octubre de 2010

NEN iTA

Háblame, que no te oiga

Quiéreme, que yo no sepa

Cuídame, que no lo vea

No me mires, no me escuches
haz de cuenta que no existo

Cúrame, que no sane

Vierte en mí tu indiferencia

Cálmame, que en mí se agite el deseo como un fuego y me muera por besarte

Llámame, no me respondas

Sáciame, que no me alcance

Déjame, que yo me rinda ,que te siga, que te ruegue, que después te dé la espalda

Cúrame

viernes, 1 de octubre de 2010

Absorta

Mansa.
La viste como a una muñeca de trapo. Ella arriba, en la terraza. Vos, abajo. Puro brazo que colgaba, y pelo suelto, desteñido, anudado al viento. La mano, un cigarrillo. La ceniza que no cae, sigue pegada al pucho y vos la mirás. Fumá, dale un golpe. Dale un golpe, por favor, pensás.
Tenés los ojos abiertos y calculás que de caer, la ceniza podría entrar, picarte en la retina. O no, volaría liviana, te olvidaste del viento. Querés saber si las cenizas son calientes, nunca le prestaste atención. O serán las brasas las que arden, y la ceniza es basura. Ni fría ni caliente.
Muñeca de trapo, colgada, pelo suelto, dale un golpe al cigarrillo. Mirame, escupime, pensás. Te intriga tanto, la temperatura de eso que sigue pegado, ni siquiera lo fuma, qué hace, ¿lo sostiene?¿por qué? te preguntás. Dónde tendrá los pies la muñeca, los tendrá, de qué color. Adheridos a qué tierra. Por qué estás tan cansada. Dame de tu, algo, algo vivo, caete, te atajo, escupime, dame asco, parate desnuda en el borde, balanceate, asustame, saltá, da un clavado, matame del impacto, tirame tu pelo, dejame que suba, muñeca. Dale un golpe, dale, pensás, un golpecito con tu dedo blanco, parece vainilla. Golpeá, decís. Querés que golpee, ahora. Vos no podés saltar. Querés pero no te sale. Que no te deje parada ahí, con los ojos secos, colgando del suelo, del suelo y nada más.