Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

martes, 5 de octubre de 2010

Un poco de mí

Cuando suena el despertador lo apago y lo pongo debajo de la almohada. Me levanto justo a tiempo, si tenía que salir de casa a las 10, 10 menos 10 abro los ojos.
Con esas cosas mi cuerpo es un relojito suizo. Es la hora, y yo lo sé, y si no me levanto siento la culpa.
Me gusta levantar la persiana, abrir las ventanas si el día está soleado.
Amo despertarme y que no haya nadie en casa. Me gusta caminar sin ropa. Odio mis pies y me pinto las uñas de colores para ver si un día me gustan un poco más.
Tomo mucho sol. Me carga la batería. Me gusta abrir las manos y ver esa piel como membrana entre los dedos, blanca, saber que estoy más negra.
Amo la arena cuando está suave. El pasto recién cortado.
Los bichos no me gustan, me dan escalofríos, más si zumban. Pero si estoy tirada en el pasto, los veo de otra manera y no me da por matarlos.
Me emociona que mi gato se acerque a mí, creo que me odia, bueno, es una relación de amor odio, de su parte. Yo no puedo quererlo tanto.
Tengo una perra, se llama Petunia, está vieja y es más humana que otra tanta gente que conozco.
Mi religión es un tema grave en mi vida. Y digo grave, porque me atormenta la ruptura que tuve, o estoy teniendo. Un proceso de rastreo de mi fe. Vivo en la duda constante. De todo, y sobre todo, de lo que pasa con mi mundo más cercano. Cuestiono todo. Trabajo mis modos, a veces puedo sonar como una pendeja que no sabe dónde tiene el culo, o que simplemente quiere molestar. Voy al choque, y no puedo decirte por qué, es que es así, será la genética.
Soy una desesperanzada de la historia, y de la política. No hay vuelta que darle, no consigo el optimismo ni la confianza, y es algo que me gustaría tener. Me gustaría ignorar. IGNORAR. Y eso SÍ que JAMÁS lo voy a lograr. Le presto atención a todo. No me puedo quejar, eso me ayuda mucho en cierto casos, en otros quisiera desconectarme el cerebro del cuerpo y bajar un cambio. Voy a mil, no tengo control, ¿qué me pasa?
Soy una nena grande. Soy la nena grande, en realidad. Tengo el pelo igual a cuando era chiquita, los mismos cachetes. Me cuesta desprenderme de lo que fui en otro momento, me siento incómoda. Todavía tengo mi pensamiento mágico. Camino rápido, aminoro la marcha y pispeo casas ajenas. Me acuesto, cierro los ojos fuerte y me imagino todo lo que no es, todo lo que no puede ser. Existe un espacio de tiempo demasiado largo hasta que bajo, hasta que admito que eso "no es", y más me cuesta renunciar, pensar que "no va a ser".
Si me gusta alguien, me gusta. Todo el tiempo, y no hay vuelta que darle.
Si me gusta alguien, significa que me interesa, mucho, y me interesa que me conozca tal y como soy. Y me gusta de buenas a primeras. Me desdoblo de la ternura que nunca tengo.
Escribo poemas horripilantes que seguro borro, seguro tacho, o me hacen reir de lo que puedo llegar a escribir en estados de nube de pedo.
Me emborracho fácil, y ya no me gusta tanto. Por eso me gusta el vino, porque me da calorcito y es un alerta de que estoy pasando a mi otra dimensión. A elección, quiebro y me olvido de todo, o doy sorbos chiquitos.
No me gusta fumar cigarrillos si estoy triste.
No me gusta la carne picada, ni las manzanas, ni la lechuga, ni amo el asado. Amo la pizza, amo la espinaca.
Tomo Coca Light porque me gusta más el sabor. Y la cerveza, me encanta!
Que me agarren de la mano. Que mi vieja me salude antes de irse a dormir. Batir el café después de comer.
Los sonidos me perturban si van todos a la vez. Necesito (por favor) que respeten mi "atmósfera sonora". El teléfono sonando me parece horrible.
Los Bubaloo me encantan, por cinco minutos.
Los caramelos duros. Los ácidos amarillos, los Cristal, los Suchard azules. Sino, que sean Sugus, any color you like.
Me gusta escribir, cualquier cosa. Por eso escribo esto. A veces simplemente necesito subir lo que sea.
Subiría todos los días canciones. Mis canciones del día. Es una idea. Generalmente hay un tema al día que escucho unas cuántas veces, y pongo repetir, repetir, repetir.
Si sigo, no termino más. A veces me descubro infinita. Siempre es lindo y me da miedo. Siempre, es lindo, y me da miedo. No es lo mismo. El poder del punto y la coma!

6 comentarios:

  1. En la madrugada hablamos de esto... Te acordas? Mojar galletitas de agua en soda...
    Lo de la canción del día, me re pinta. Quiero ver que escuchas y pienso copiarte la idea. No me juzgues, vos me copiaste con los luckys ;)

    ResponderEliminar
  2. jaja buenisimo, yo odio los asados, la pizza es mi adiccion y la espinaca me encanta jaja tomo pepsi max (?)
    me encanta como escribis
    besotes

    ResponderEliminar
  3. Siempre está bueno conocerse a sí mismo, me encanta hablar de mis detalles personales o de los demás. Todos somos infinitos, tenemos manías. Cosas raras que nos gustan, cosas raras que no nos gustan y no sabemos por qué. Me encantó la entrada. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. AJAJA YA SABES Q NO ME GUSTA LEER TANTO JAJAJAJA PERDI LAS GANAS ,CHE PERO NO LAS DE DEJARTE UN BESO..

    LEI LA PART DE MIS CANCIONES DEL DIA!! SUBILASS SI SONCANCIONES TIENEN OTRO COLOR OTRO AROMA

    ResponderEliminar
  5. "Generalmente hay un tema al día que escucho unas cuántas veces, y pongo repetir, repetir, repetir."
    Hago lo mismoo, y despues me canso y por un tiempo escucho otro y asi la misma historia.
    (Por la entradita de abajo: Juana Molinaaaa me encanta! el otro dia la vi en una entrevista que le hicieron en canal encuentro 8-|)

    ResponderEliminar
  6. no todo el mundo puede llegar a conocerse de esa forma!
    me encanta "ese no se que" que tenes al escribir...
    q tengas un lindo dia!beso

    ResponderEliminar

*