Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Cuando miro tus ojos!!!!!!!!!!!

Así vas a tirarte al pasto. De cabeza. Un clavado magnífico en la tierra. Vas a ser un avestruz. A mí no me gustan los avestruces. No me gustan las aves. Es horrible admitirlo pero no me gustan mucho. Salvo algún que otro pajarito de colores. Sino en general, me causan rechazo.
Imaginate salir de un huevo. Más bien imaginate lo que debe ser estar adentro de un huevo. A qué oleran esas paredes finitas. Olor a huevo. Claro. Si uno hiciera fuerza como para hamacarse y tratara de girar... ¿cómo gira un huevo? Desde la bajada del barrio, tirarme adentro de .. un huevo. Para romperlo.
Eso que no me gusta romper los huevos. Me gusta romper MI huevo. O tirarme al pasto de cabeza y llenarme la nariz de tierra. Un clavado. Que me suena a tanga. Las tangas también me gustan. Cuanto más desnuda siempre es mejor, ¿no?. Por eso el invierno no me gusta, por el tema de parecer un muñeco de nieve y tener que andar moviendo todo el cuerpo para poder mirar si viene un auto y cruzar la calle. Que cuando me abrigo, me abrigo, eso sí. Del verano también tengo mierdas para quejarme, como de todo. No siempre se está bien. Qué pedazo de eufemismo. Nunca se está bien. Bueno, visto y considerando que no tengo idea de qué coño es estar bien puedo decir que sí, tengo momentos de plenitud. Generalmente son a las 5 de la mañana cuando me fumo un cigarrillo mirando por la ventana y escucho música que me hace picadillo. Miren a la tipa, encuentra la plenitud poniéndose a llorar como una maricona, sola, solita sola. O tal vez caminando a la sombra. Siempre con música.
O música o libros. De eso depende básicamente mi estado. Ya hablar de compañía es hacer una bola de nieve y tirarme en trampolín desde la base de mi propio cerebro a una pileta de gelatina con vodka. Hablar de relaciones personales es hacer una torta de barro juntando toda la tierra del mundo y escupiendo de a poco para poder humedecerla toda y darle forma de pastel con forma de corazón y llenarlo de velas, ir soplando una por una y etc, etc. La historia de la buena pipa, el pozo que va hasta China, tu mamá en camisón comiendo arvejas de una lata... y esas cosas.
Porque de eso no sé nada. Y a cada rato quiero intentar saber más y viste cuando más querés saber te das cuenta de que sos un pedazo de ignorante y te faltan montones de vidas para -tal vez- llegar a entender por qué se para un puto pito.
Lo lindo de las aves es que algunas hasta pueden volar.

20/11/10 "Estoy en el pasto y me clavo una espina en el pie. Me la saco, la sostengo con las uñas y la miro. Acabo de darme cuenta de que siempre tuve la concepción de que las espinas "se nos clavaban", como bichos, como un ataque. Entonces me avivo de que resulta que son inanimadas, así que en realidad las espinas me las clavo yo, con mis propias fuerzas"

8 comentarios:

  1. Me encanta la entrada. Pero a mi si que me gustan las aves. De echo, la mayoria de las aves me dan envidia, sí, muchos celos. Porque pueden volar y eso es algo que me encanta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. jajaja

    me he imaginado dentro de un huevo


    un beso

    ResponderEliminar
  3. estas loca!y me gusta tu locura, es tan diferente a las otras...
    muy buena la conclusion del final!
    puchos, musica e insomnio...una rutina que me apropio en estos dias!
    que andes bien che...

    ResponderEliminar
  4. Nose porqué me da la sensación de que sería bastante asqueroso estar adentro de un huevo. Me voy a limitar a tirarme al pasto, de cabeza. Desde el segundo piso.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. A mi tambien me dio asquito digamos
    o sea me da mucho mas asco ver a una robia de tetas operadas tragando wasca pero bueno........

    (Como algo tan chiquito como una espina nos puede molestar tanto..)

    ResponderEliminar
  6. me re gusto la entrada. como fuiste pasando de tema en tema. y el final con la conclusion de las espinas, con la que concuerdo plenamente. y a veces si, el placer esta en esas pequeñas cosas...
    un saludo y gracias por tu comentario!!

    ResponderEliminar
  7. Aplausos al minitexto de las espinas. Aplausos.

    ResponderEliminar

*