Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

martes, 7 de diciembre de 2010

En amarillo


Me hice un café con mucha espuma. Mi café rabioso. Mám llenó la pileta y esta tarde llueve. Llueve toda la tarde, seguro, mientras hay algo en el techo que pierde agua. La vecina acaba de tocar timbre, viene a quejarse ¿no? . Que alguien vaya a abrirle -yo no-
Puse un tema que dice mucho lalalalalá y holiday. Más lalalá mientras cuento que no tengo qué contar. Es decir, no tengo mucho que escribir, lo cual me frustra -no me pone contenta- pero si escribo generalmente es porque necesito derramarme toda de alguna forma. Será que ya estoy derramada, o que simplemente no necesito maldecir a lo loco.
¿Contar? Ni los días. Experimento un estado magnífico en el que la ansiedad dio un paso al costado. Será diciembre. A partir de este mes de golpe las cosas van sobre una montaña rusa, no hace falta (no necesito, ni se me ocurre) apurar nada. Es más, ya quisiera que todo fuera bien lento. Como todo (conmigo, al menos) la misma lentitud me daría ganas de pedir más vértigo. Nunca nada me termina de cerrar -para bien- ¿está mal? yo me siento cómoda con mi inconformidad. Diciembre, budines y bengalitas, balances de fin de año y chinchines que lo desbalancean todo la noche del 31. Volvemos el primero, volvemos como podemos después de explotar como muñecos. Fénix. Cargados de alcohol que fermenta, demasiada fruta abrillantada, y ganas. Volvemos en forma de fichas, pero ahí vamos a estar. Enero que pasa, sube y baja, el sol quema y hacemos valijas. Quiero que pase y no quiero que pase nada porque no quiero que se pase. Viste como es esto, cuando algo me gusta lo cuido como cajita de cristal, y no es la idea. Me hace acordar a una tía abuela que vive comprándose cosas y las guarda para siempre, reservándola para ocasiones especiales. La tía no sabe que no existen las ocasiones especiales, o que es mejor hacer de todo algo especial. Por eso me gusta viajar más que llegar.
Para mí son especiales las cosas que me pasan. Jaja a la psicóloga le dije que tengo este costado maldito que me trastorna la realidad por todas las puntas haciéndome moños de todos los colores. Basta. Qué tanto. La culpa será mía o de alguna vibra rara. Hagamos de cuenta que no es mi culpa.
Hace un tiempo me compré El beso de la mujer araña, de Puig. Apenas lo arranqué lo perdí. Pasó una semana hasta que lo encontré. Hoy me compré Cae la noche tropical (de Puig, también) y ya lo perdí. Qué fantasma. Sería egocéntrico decir que creo que tiene que ver con alguna cosa cósmica. Cosmos, y yo. Nomás mi visión de él, no creo que sea otra cosa. Me divierto fácil tanto como me aburro fácil.
Suelo aburrirme de mí misma, un aburrimiento crónico, todo el tiempo tengo ganas de iniciar mis metamorfosis. Pero no quiero ser cucaracha o cascarudo, no sé bien qué quiero ser pero eso no.
Inventar, reinventar, corregir mucho.
Van varias entradas que quedan en los borradores porque no me gusta nada lo que estoy escribiendo pero ya fue. Esto soy.
A destruir algún televisor, cruzar las piernas sobre el pasto y decir ¡qué paz! Soy la tipa presión baja y el calor se me subió a caballito. Si hoy me agarra la lluvia, les prometo, no me voy a enojar.

5 comentarios:

  1. Escribiste sobre nada y me encantó.
    Explicame como haces para hacer hermoso un relato sobre el aburrimiento?

    Estas loca Jorgelina, y mandale un beso a tu hermana.

    Chau.

    ResponderEliminar
  2. Para no perderlos mejor encadenarse a ellos.
    Muy buen diseño y mejor título.
    Me sumo, salud!

    PD; si pasás de visita no freakeés mal por el último post, suele ser más light.

    ResponderEliminar
  3. Me volaste la cabeza señorita, y me gusta!
    Saludos Enormes
    Erase Una Vez

    ResponderEliminar
  4. Entrada relajada.
    Si , yo también tengo épocas de borradores. Te fastidia porque tenés la necesidad de subir algo, pero no querés que ese algo sea una porquería.

    Está bien ser disconforme. La gente conformista fracasa. No aspira a nada. Es lindo querer alcanzar lo inalcanzable!

    Diciembre era mi mes preferido por las fiestas y por que finalizaba una etapa no? como que relajás... pero ERA. Cuando la familia ya no está unida o algun integrante no está más.. diciembre es un fastidio! y solo querés armar las valijas.

    exitos señora

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo que te agarre la lluvia un día de calor! :)

    ResponderEliminar

*