Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

lunes, 10 de enero de 2011

Aunque no me muera por

Cosa de eslabones. Cadena de objetos. Si un día te sorprende verme preocupada por algo, no te sorprendas más si te digo que es menos que un dolor de uñas, pero más que todo. Tan sólo se rompió mi walkman. Qué moderno es, podés decir.
Admirable la importancia de la compra de una reposera y un flota flota. Verano que sube.
Tomar de más de golpe me parece la peor mierda y de golpe me parece fantástico. Tomar sol de más tampoco es bueno. Uno queda literalmente caliente a media noche, y sin poder acostarse, mirá qué curioso.
El tema está en eso que te parece poco importante. Siempre lo pensé. Un ajuste de tuercas y podés llegar en bici hasta la estación de Villa Elisa. Desmayarte ahí, como yo. Pero llegar, ojo. Y del desmayo se vuelve. Empapado en transpiración. Pero se vuelve.
Qué importante es tratar de hacer escaleras en el Burako. Tengo esas manías. Terminar capítulos, usar todas las pulseras posibles, cuidar la nariz del sol. Mentir con descaro como quebrar de Fernet. No acordarse ni de lo uno ni de lo otro. Patas cortas como las mías.
El asunto es que ajusto tuercas, lentes, la vista mía para encontrar esa luciérnaga que me dé luz en el patio de atrás. Luz por donde sea, y quizá vea en unos ojos de nada algo que no es pero que yo sí veo. Dudo. Tal vez sí sea, y no esté tan equivocada. Me pone contenta tu pera de culo. Me pone del neurotransmisor tu ombligo y tus dedos ásperos. Tu voltereta antes de decir. Que no te escucho tanto pero te oigo. Hasta que se rompa el walkman y en lo viejo no tenga dónde encontrarte.
Ya ni leerte ni poder escribirte.

Una mañana, sin sentido aparente, voy a tocar a tu puerta, y te voy a pedir una taza de azúcar.
Y voy a fingir que no finjo fingir que no finjo.

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo en la parte que dices: "Tomar sol de más tampoco es bueno. Uno queda literalmente caliente a media noche, y sin poder acostarse, mirá qué curioso".
    eso es algo espantoso .

    saludos

    ResponderEliminar
  2. lo jodido acá es saber si el walkman...tenía pilas?
    Entre otras cosas nada nimias, claro.
    La velocidad con que se lee contradice dialécticamente con esa Remington u Olivetti, del año del ñaupa. Pero se escriben 50 p p minuto igual, con esta Hp o con esa vieja hermosura.
    Y encima yo, si fuese el tipo, lo menos que puedo hacer es invitarte a pasar, mientras te doy la tacita de azúcar, (con el calor que hace)y
    precisás algo más?
    Tomás unos mates?
    a la tarde?

    Es fácil hacer volar la imaginación. No sé que será pero se me hace casi película.
    Hay algo aqui.
    busquemos.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar

*