Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

lunes, 30 de mayo de 2011

hola no.

la percha en la espalda
la luna de Valencia.
los ratos de ocio
se vuelven años
se hacen océano
naugrafio
y acá
estoy
queriendo isla desierta
y acompañante.

domingo, 29 de mayo de 2011

i*!+}}

Cuando todo es nada y nada es todo siento que podría estar una eternidad tipeando caracteres en blanco, en tinta mágica inflamable.
No me lleva a ningún lado y a la vez hay un puente evidente.
No puedo escribir.
Viva la frustración.
No puedo definir y eso me carcome. No estoy dormida ni despierta. No sé decir en qué estoy pensando.
Tal vez en bancos pintados, almas grabadas con liquid paper, en calles del barrio, en cuadrados de cielo vistos desde el rincón de los hombros de alguien más.
Estoy pensando en un gran borrador, un pentateuco hecho un bollo.
Un bollo, un rollo, un globo terráqueo pinchado.
Veo de todo, espectro, colores, formas, luz, belleza.
Hacia adentro, nada: eterno resplandor de una mente sin recuerdos.

La feria: revuelvo, algo voy a encontrar.
(¡¡no me duele nada!!)
Jornada
jortodo

jueves, 26 de mayo de 2011

Zumbido 25

y entonces no pasa nada, no pasa nada nada nada. y a quién conozco, no conozco a nadie nadie nadie
y el día es tranquilo. Primero nubes, después se abren y se ve el cielo desde la ventana de la cocina. Los vidrios fríos, café con leche a media mañana, ningún contacto ni con el patio. Como una zombie alrededor de la mesa repito, no estudio, me siento y finjo, me paro y fumo, me tomo cinco minutos me tomo un té, recreos. Ahí los minutos: el minutero...
Los laberitos, las escaleras de Félix el gato y no pasa nada, el mediodía cíclico, poner la mesa, sentarse, comer, la sobremesa con el televisor prendido. Masticamos agua y gelatina light, hablamos de dietas que no empezamos, la sal no va de mano en mano, lo discutimos, zurdos, fachos, ateos, cristianos, supersticiosos, horoscoperos, abstemios y faloperos...mamá papá hermanos mascotas nos dispersamos...
y pasa el día y no pasa nada, no pasa nada nada nada nada, besos en serie, 0 opiniones, recuerdos fósiles volumen bajo y chocolates por la noticia, el pueblo quiere saber de qué se trata y a mí no me gusta la mazamorra, llueve y abro el paraguas, golpeamos la puerta y no se trata de nada ...y sin embargo ahora se para en la pantalla un bicho, que es un mosquito (y es en otoño).
El extraño, por suerte molesta un rato
pica
ataca
me desconcentra, me corre el eje
interactúa.

Vos sos ese mosquito en otoño, sobre mi pantalla.
Todo muy lindo (y quise aplastarte)

miércoles, 25 de mayo de 2011

ultra

Me sale la violencia del odio más denso, como la brea.
Me sale la violencia del amor más grande, de la misma sangre que bombea el corazón,
de la verdad de mis órganos, tangibles. Ese amor sí existe
el odio es maquinación, no hay una persona real que odie...
y qué violencia violenta me sale del amor
cuánto atento conmigo misma al reputearte
y defenestrarte
con lo que de vos hay en mí,
que es tanto.
Odio contra los espejos mil veces multireflejados

blindados.

Piñas que dejan astillas en las propias manos,
después no sirvo para caricias
para perdones
para antiorgullos.

lunes, 23 de mayo de 2011

Lunética

Demasiados minutos hasta pararme en la cama. Digo, paso #1, primero: pararse. Mirar en panorámica el reguero de tiempo tirado en camperas, medias, bufandas, encendedores, papeles, por el piso de mi habitación. Las patas blancas. El aire de estar afuera de las sábanas y las frazadas.
Por fin necesidad automática de abandonar la cama. ######## Levantar la persiana, tirar las cosas que no sirven a la basura, ordenar furiosa, bañarme, vestirme, golpearme contra el viento de la calle.
A dónde fui.
A ninguna parte, pero siempre es linda la sensación de alejarme. Puedo pensarlo como que en realidad lo que hago es acercarme. Escaparme de la misma fuga, que es estar sentada, doblada y planchada de laverap pensando tan geométricamente.
Ni siquiera sabía que hacía frío afuera, fue muy bienvenido, muy de epifanía. Vienen bien los cambios.

Encima me mando mis puntos y apartes... pero me la mando y sigo escribiendo.

domingo, 22 de mayo de 2011

qué

me siento como sobre una colchoneta de silencio.
la parte de adentro de mis ojos tiene un cielo nocturno
como protector de pantalla.

y qué decir cuando no hay nada, pero se necesita decir para achicar el espacio, para sentirse al lado de alguien, en alguna parte.
En este 2x2 cabe una falta inmensa.
La gota en medio de la noche es un estallido, dos, tres, mil estallidos, sin tregua.


This is not about love cause i am not in love in fact i cant stop falling out i miss that stupid ache.♥

sábado, 21 de mayo de 2011

amoverlo

Anoche..
Algunos, egos, monumentales, no tienen pies, son bustos de piedra maquillados con aerosoles. No caminan. Son la rectitud, el templo, la sala de espera. Pronósticos estables. Me aburrí.
La fruta
la fruta
que tanto baten, esa:
esa deberían prohibirles.

Yo estoy sentada en el suelo
y me divierten las medias de las personas
las diferentes, accidentales, equivocadas
son las felices.

Feliz ver cómo te movés
bailás y caminás,
soquetes desencajados.
Me estás pisando.
surfeando sobre las tablas de la ley una ola tsunámica en noche de tormenta.

Vodka.

Pajita.

Algunos al escabio le ponen sombrillita.
(de noche no hay sol)
(adentro, tampoco)

A destiempo: Salgo temprano, llego tan tarde que nunca llego a ver el sol sobre mi vereda.

miércoles, 18 de mayo de 2011

circóctel

Cayendo en amor
como sobre monociclo en cuerda floja.

Impiden el golpe redes viejas
como telarañas.
Y un paraguas abierto
bajo el techo del circo.

Payaso. Mono. Payasa
con lágrimas pintadas,
el resto no sabe si serán ciertas...
eso ya es discusión y polvo
de camarines.






Por qué no serán el mago
y la asistente en bolas,
los que se crean el truco,
y desaparezcan.

A propulsión, quien quiera darse la cabeza contra el cielo.

martes, 17 de mayo de 2011

Estrellada

Todavía estamos pelotudeando. Arreglándonos para la vida en un espejo gigante con luces de trola alrededor. Poniéndonos la peluca de la espera y después sentándonos en un banquito a esperar.
Esperamos la vida y mientras tanto debatimos las fotos de la novia del ex y de la cosa de Inglaterra con el sombrerito de donnut. Bailamos por un sueño un baile que es guerra en el barro, hasta meter los dedos en la nariz del contrincante está en las reglas, tarjeta roja bombacha puesta, tarjeta roja cerebro en remojo.
Ah, pero aparte del derrape desconche chusmeterío nos sentamos a la mesa del 9 y 47 con unas botitas nuevas y al licuado multifruta le ponemos edulcorante. Gorda, tengo tanta gula que quizá me coma el botoncito de chocolate que viene con el café y hasta me tome el vacito de soda. Es que de tanto secarme la lengua hablando...
Porque para eso uso la lengua, gorda eh, no sea cosa eh, no te vayas a creer. Para hablar, hablar pestes pero bien, siempre ¿vistes?
Porque soy la licenciada en lenguas tu puta parió. Picante lengua pica para hablar víbora planeadora de horarios estrictos y castidades locas, aunque mientras tanto (sí, gorda: te lo admito) mientras tanto meto dedo en culo ajeno y hurgo otra ¡vagina! para juzgarla.
Mirá gorda hay cosas que son así por ejemplo: los hombres son todos iguales y la vida no es la misma sin fútbol. Indiscutible.
Y no te ofendas gorda, gordita, que yo te digo gorda (gordita) y te miro así con este cigarrillo en la mano (todas tenemos algún vicio me entendés) (disculpame -a la moza- me podrías alcanzar un cenicero, aysísí gracias)... decía, gorda, pero porque no pienso que seas nada. No pienso que sos nada, gorda menos, nada. Aparte el negro disimula.
"Negri", si querés te digo negri, tiene como más amor ¿no? (carga afectiva digamos que queda re intelekchual)
Negri igual sos blanquita, de hecho te pondría un poco de rubor. Tenés ojeras, nena, acordate: 8 horas de sueño, una aspirineta, 5 frutas al día, 2,5 mg de calcio que podés consumirlos de yogur descremado, ropa violeta para el estreñimiento (vos viste la propa, todo una cuestión de imagen ¿te queda duda? un modelito violeta, ¿o será púrpura? y hacés popó en la cabeza de quien quieras tipo, me cago en todo, a veces está bien ser medio rebelde, todo en su justa medida) y bueno después te sigo diciendo, te paso la lista de materiales y después terminás almorzando un collage de papel picado integral pero siempre con miras al verano (porfi) y me perdí (me hacés perder te das cuenta me entendés viste ¿o sea?) porque lo que quería decirte, negra gorda es que
nada

acá estamos para disimular.

domingo, 15 de mayo de 2011

un trato que podamos sostener


Me estoy durmiendo y me resisto.
Bajón.
Me resisto.
Sobre la tierra,
me resisto.

Pez que nada contra la corriente muere electrocutado.

Mejor, mejor, por eso llenarse de café hasta la garganta. Puro café rompe estómagos. Retención y circulación lenta en las piernas. Termina durmiéndose el cuerpo (uno es consciente y pega patadas para despertarlo pero entonces se convierte en un volcán de hormigas rojas venenosas).
Vigilia y sueño, es todo lo mismo porque se escapa entre los dedos, porque sueño así (golpeá la mesa con el puño): así de real como ese toc toc. Y así de hueco.
En el hueco del cráneo un pájaro hizo un nido y me carcome de a poco las neuronas con su piquito afilado. Bueno, el pájaro libertad quiere sobrevivir y hay que darle de comer salud mental. Es un ir y venir entre su vida bella y mi ratonería de biblioteca, mi credo, mis virtudes teologales mis manos que esconden piedras detrás de la espalda. La paja en el ojo ajeno. Cuánta paja.
Para no quedarme quietecita calladita la boca aplastada de frazadas salgo a la calle. Pero vuelvo a entrar, hace frío, afuera está oscuro y peor aún peor porque en la calle no hay muebles, no hay nada que yo pueda repetir de memoria y en la memoria me siento cómoda, en la puta pelotudez intelectual me siento como sobre un "cojín de plumas hindú" aaaaah qué comodidad pero en la calle no sé no sé no sé cómo manejarme, siempre hay pasos: delante y detrás y dentro de uno tac tac tac tac . Si son tacos dan más miedo porque las mujeres con taco me dan miedo. Sobre todo las mujeres que huelen a shampú sedal todo el tiempo y todo el tiempo inexplicablemente acaban de salir de la ducha y tienen la narizota lustrada y los ojos delineados con lápiz líquido groncho.
Me dan miedo las que huelen misteriosamente así. Para mí es como el olor a raid.
La calle está llena de mujeres siempre listas. Me imagino que te clavan el taco en la nuca y te dejan escupiendo sangre estrolada contra la vereda, qué se yo, esas cosas que pienso. Los tipos en moto también, los taxistas con peluquín rubio, los transeúntes en bandada cantando viva perón viva la extrema izquierda dale dale basurero pincha sos cagón y viva por las dudas la concha de tu mamá (carajo). Una abominación atómica.
No. Loco.
No quiero volver a subirme a un taxi que me dé una misa o me hable de moralinas y de la peste underground.
No quiero ser de esas viejas que asoman apenitas el hocico por la puerta sin sacar la cadenita de la traba. Pero te digo algo: por favor no me dejes dormir ni adormecerme tanto. Patético. Vas a tener que aprender a traspasar paredes y regalarme un despertador de mono con platillos. Voy a estar encantada de conocerte.

viernes, 13 de mayo de 2011

jejeje

Cuando era chica y me daba miedo la oscuridad, o dormir sola, o me sentía mal, mi mamá me decía que pensara en algo lindo. Siempre pensaba en un campo con el pasto cortado casi de felpa y la tierra en montañas como ondas perfectas. Parecía un protector de pantalla de Windows.
Ahora encuentro en ese escape de mi miedo al miedo (puro puto y más miedo) imágenes varias. Siempre pienso en lo bueno que estaría tener una medianera bajita para pasar a la casa del vecino, o que el vecino se pase a mi lado. Y también, en tener algún vecino copado que lo haga. Una cosa tan ilusa que hasta le pongo un gorro de dormir y lo hago arrastrar un osito felpudito.
Debe ser que en realidad nunca dejé de tener miedo a estar sola. En mi habitación meto fantasmas buenos y malos, por no caer en terminar metiendo a un fantasma corpóreo y arrepentirme luego. Hacer eso es ser otra fantasma más. Polvorienta y de museo.
Tengo épocas en las que me soporto a la perfección. Duermo tranquila y soy una máquina de cumplir horarios, planes, promesas, dietas. Hay otros puntos en los que no puedo ni siquiera contener el agua adentro de un vaso. Menos me banco un viernes a la noche en casa, o levantarme temprano, o fumarme a una vieja hablando de teoría y esas mierdas.
Me agarra la fobia y no quiero y no quiero y no quiero noquieronoquieronoquiero y el tiempo (gran tiempo) que tengo para cumplir obligaciones... ¿sabés lo que hago con el tiempo ese?

jeje



jueves, 12 de mayo de 2011

Leto

Me duele tu falta de contenido.
Me atarea tu infinita vagancia.
Salen ampollas de tan poco baile.
A tantos rollos mejor revelarlos.

lunes, 9 de mayo de 2011

no es no soy o me hago la boluda

Si no le creo nada es porque de movida no puedo ni siquiera creer en que exista.
Es la sombra de la sombra, todavía más esbelta y seguidora de ella misma.
Acá está muy oscuro para sombras.
No puedo ni verla.
Dónde voy a poner los pies para no pisarla.

Aprieto los ojos, soy incrédula, reacia, mía
no
puede
pasarnos
nada.

Así:
Atrincherada.
A salvo de nada.

domingo, 8 de mayo de 2011

Lindo lindo parpadean estrellitas en el cielo

Te tallaron.
Te tallaron la cara hasta la belleza.
Hasta el pocito del mentón, hasta la exactitud de los huecos de los ojos.
Se olvidaron,
se olvidaron que el desorden, si llegaba hasta tu cara, iba a ser espantoso.
Que tal obsesión, precisión en los detalles si se llega a ir de las manos es lo más incontrolable.

Orden, orden, orden, desorden.
Línea, línea, línea, un día : cuerpo.
Todo ese moldeado, tu nariz respingada
costaron dolores
fueron golpes en tu cara.

Así hablan tus ojos, de los que ellos
los artistas, escultores, pintores, pelucas snob, locas maquilladores
se olvidaron.

Y no te creo nada: no
sos
de
mármol.
Y tu corazón no es de terciopelo
escarlata.

La situación sangra.

jueves, 5 de mayo de 2011

hierro


Sueño mañanas sin despertadores,
mañanas potenciadas de mil horas soleadas
y potenciales libros, y potenciales cuadros
y potenciales desayunos volcando en sábanas blancas.
Y las agujas del reloj me pinchan
las venas de la muñeca.

miércoles, 4 de mayo de 2011

go go go

Pendeja maricona
no es tiempo de dormir
ni de llorar
ni de pensar en el pensar.

ni tiempo de querer
o de querer querer.

que si se quiere,
querer es más allá del tiempo.

si no es que todo es *más allá*
y *más acá* es ahora
y es nunca.
Como una piedra lisa acá sentada
nunca, y todo, es nada,
y demasiado.

Boba.
No queda tiempo para que patalees sobre tu propio pis.
Entre blablablá y buabuá, guardá el aliento:
un beso.

martes, 3 de mayo de 2011

torta y la nena

La nena quiere soplar las velitas de las tortas de cualquier cumpleaños y hay que dejarla.
prender las velitas una y otra vez para la nena, y hay otros más esperando atrás
y alrededor de una mesa que queda chica y demasiado alta para todos ellos...
(¿los locos bajitos? para mí son niños)
que tienen el pelito transpirado, poco pelito
pegado al cuero cabelludo y yo

no puedo dejar de sentir
que me falta la ternura
para aplaudir con ellos.
Y dejar de pensar en caras encremadas,
narices plasmadas en tortas
chocolateadas.
Velas apagadas.

Envidio que puedan esconderse en el pelotero.
Envidio que no lo hagan.


domingo, 1 de mayo de 2011

Puchero

Infancia.
Inflá un globo y soltalo antes de atarlo.

De vez en cuando quiero que me aprieten la mano, en secreto, por debajo de las sábanas.
Una manito Johnsons baby shampú.