Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

viernes, 13 de mayo de 2011

jejeje

Cuando era chica y me daba miedo la oscuridad, o dormir sola, o me sentía mal, mi mamá me decía que pensara en algo lindo. Siempre pensaba en un campo con el pasto cortado casi de felpa y la tierra en montañas como ondas perfectas. Parecía un protector de pantalla de Windows.
Ahora encuentro en ese escape de mi miedo al miedo (puro puto y más miedo) imágenes varias. Siempre pienso en lo bueno que estaría tener una medianera bajita para pasar a la casa del vecino, o que el vecino se pase a mi lado. Y también, en tener algún vecino copado que lo haga. Una cosa tan ilusa que hasta le pongo un gorro de dormir y lo hago arrastrar un osito felpudito.
Debe ser que en realidad nunca dejé de tener miedo a estar sola. En mi habitación meto fantasmas buenos y malos, por no caer en terminar metiendo a un fantasma corpóreo y arrepentirme luego. Hacer eso es ser otra fantasma más. Polvorienta y de museo.
Tengo épocas en las que me soporto a la perfección. Duermo tranquila y soy una máquina de cumplir horarios, planes, promesas, dietas. Hay otros puntos en los que no puedo ni siquiera contener el agua adentro de un vaso. Menos me banco un viernes a la noche en casa, o levantarme temprano, o fumarme a una vieja hablando de teoría y esas mierdas.
Me agarra la fobia y no quiero y no quiero y no quiero noquieronoquieronoquiero y el tiempo (gran tiempo) que tengo para cumplir obligaciones... ¿sabés lo que hago con el tiempo ese?

jeje



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

*