Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

lunes, 6 de junio de 2011

sabor a mí

Pum.
Me hice vicio.
Yo me hago la pelotuda y digo que no soy adicta a nada y es todo una gran mentira. Aparte, de última soy adicta a "nada". A eso que es la nada, que es mucho eh, demasiado, inmanejable nada.
Mi nuevo hábito es no mover el culo en todo el domingo salvo que haya alguien a quien ir a escuchar y alguien que me acompañe. Sino, todo el día en la cama. Ergo: después no me duermo más. Ergo: andá a madrugar un lunes. De por sí: lunes. De por sí: madrugar. Bonus: invierno. Elevado a la potencia: lluvia.
Olvidate.
Parte de este nuevo vicio es tener una conciencia laxa, cada vez deglutir más mis culpas y ya nada llamo vicio, uso eufemismos, simplemente tengo tendencias, simplemente no es mi momento para ponerme con algo porque estoy en otra y no cumplo porque soy de espíritu libre (loco).
Pululo alrededor de lo patético, como bichita, pero no me tiro al pozo, no me pego en esa. En cuanto siento la gran atracción de la vagancia 100% repistola peluzaombligo trato de hacer alguna para sentirme un mínimo carpediem.
Estaba en facebook como vaca rial mirando cosas. Gran alevosía, pensaba. Onda, observar cómo la gente se va cagando una con la otra, saber los movimientos que hacen, como ver una peli... nada más que (hello) esto es real. Cuernos, y aparte de terceros: cuartos, quintos, sextos en discordia que nos la sabemos, barquitos de batalla naval, pum. Desde casa, adelante de la pantalla nos causa gracia, morbo megusta, espía celoso, esas mierdas. La Plata es una bola de besuqueadas, malos entendidos, desentendidos, histéricas, cambios de look, blackberry nuevos. Por dios, no quiero eso.
Pongámosle que eso me hizo sentir peor: la tipa no se levanta, no estudia, no nada y encima consume etiquetas ajenas, botones de megusta y demás cuestiones de la farándula fb.
Para hacerme la que yovivoeldía, nomás que no salgo a la calle, quemo 0 calorías e incorporo 0 conocimientos: terminé una novela, me pinté las uñas e hice un postre y amasé la masa de una tarta.
Cuando me quiera acordar va a ser 31 de diciembre.
Como una torre de panqueques (que tal vez haga) voy a ser un cúmulo de tendencias hacia el mal, hacia la maldición hedonista.
Todo.
Nada.
Pero, uñas lindas
e hice un postre
bueno
soy una dulce.


2 comentarios:

*