Plastilinas

"Por eso, deformar las cosas, las palabras, los rostros, me fascina y lo hago como quien sale a la calle con un revólver: *Entonces mataré a todo el mundo y me iré*"

domingo, 31 de julio de 2011

ansiedad

del tiempo no pretendo más que pretensiones
y no espero otra cosa más que no esperar tanto

sábado, 30 de julio de 2011

campari/ lo más campante

La mañana que lo conocí (fue una mañana de esas que no se notan porque se hacen de noche) pregunté la hora y me dijeron que eran las 7. Hacía un calor de mediodía y entonces ya transpiraba todo. Todo: las mesas de los bares que ya cerraban, cerveza volcada
los pisos de las señoras baldeando, desodorizando la mugre juventud
él
un poco yo
las hojas más verdes del año
los ojos de una chica borracha que no quería volver a su casa

entonces
de líquidos
fundió, sin dimensiones el tiempo, el espacio, las normativas
el cuerpo único y entonces
siguiendo
también volví

y se hizo el otoño, después el invierno y de tanto gritar por las ventanas, a través de las rejas: ¡verano, verano!
se me partieron los labios
y ahora hablo sangre

sé a cada minuto la hora que está siendo y pasan los días, separados en cuadrados filosos como los del calendario

se me hizo costumbre
sábado y domingo
doblar las esquinas
quebrar las aristas
sangrar uñas, labios
deshacer cuadrados

algún ente grande
tiene tanto tiempo
que inventó la forma
de fusionar
burbujero-
-cubetero
lunes llueven burbujas de hielo.

será el veneno
que el barman derrite
dentro del vaso.

viernes, 29 de julio de 2011

Toma de conciencia

niiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

niiiiiiiiiiii
niiiiiii

ni con limón y sal

sucumbo
borracha así
asustada

asumir responsabilidades
ahora
pf

me voy a dormir

jueves, 28 de julio de 2011

pin pong

Pongámosle Ariana, que sale de noche con su letra A de metal que le cuelga con cadenita fina sobre el pecho también fino, entre dos tetas de nada. A Ariana le preguntan cómo se llama, tal vez Ana, tal vez Agustina.
Le gustaría Ana, corto, de anacrónica, de analgésico, de Ana Karenina. An de negación:
No, me llamo Ariana dice y se va al baño, se mira al espejo y no sabe por qué, porque es aburrido, piensa. Aburrido como siempre, desinteresada nota que allí están sus ojos viéndose, viendo como siempre otra vez sus ojos infinitamente pero rebotando, nunca más adentro de los mismos ojos: quisiera ver cómo ve y no puede, tan sólo ve. Ni siquiera ve que ve. Tendría que ponerse a pensarlo, está perdiendo el tiempo y un An ónimo espera afuera ya nombrándola, ya llamándola, la espera quizá al menos nominándola: será la próxima, una más, una menos, una del millón o la elegida.
Esa es la duda y allí está el espejo y ella con sus ojos que no puede hacer nada más que verse y ver las cosas lindas y las que no le gustan. Quisiera ver qué esperan, anónimos, afuera, que ven, si ven, qué ven de ellos que ella no está viendo, qué se le está pasando: de las luces, del humo iluminado, de las botellas llenas que nunca se toman, de los que bailan, de las Arianas, qué.
Otra vez aburrida, rebota ante sus ojos. Se aburre, se acostumbra a su persona sola, a la que le tocó para mirar entonces. Al lugar asignado para conocer las cosas. Para leerlas; serlas, aborrecerlas.
Ya no quiere ver nada. Acá y allá hay cosas que quiebran, que marean, que ciegan. Y ella las elige, primero las selecciona, después las recepciona como energúmena y va
dice hola
olvidate de mi nombre
y de lo que está en mi pecho
yo también me olvido

y a los espejos
les doy la espalda.

miércoles, 27 de julio de 2011

fug

Llueve, cierro los ojos, deja de llover. El que corre por la calle piensa demasiado rápido... no sé. Hasta que entendí la lluvia ya se habían robado el oro del caldero al final de un arcoiris (que tampoco vi).

martes, 26 de julio de 2011

bajo llaves

Separo en sílabas y cosifico para no tomar con sentimentalismo
(en sílabas porque no me sale la poesía y queda mi carta de amor cacofónica)
(cosifico: tomémonos todo, no durmamos nada, no pidamos ayuda, a ver quién es más fuerte)
de cosificarte el texto (cuando manuscrito) me sale escaleritas (cada línea más larga y no llego nunca), me llevás: subo, me llevás, bajo: sos un juego de plaza o
(sos cualquier cosa): no puedo narrarte, cantarte, fotografiarte o pintarte: primero porque no soy todo eso para recrear nada
después porque no sé cómo abarcarte
digo: sos cualquier cosa
y cuando voy y te abrazo
también me hago la cualquiera
y te clavo las uñas

mientras: te siento, sin que te enteres

{y me encanta tu perfume}

lunes, 25 de julio de 2011

emanes humo

Esta mañana (y siempre) cuando vine a la cocina y abrí las ventanas todavía faltaba día para querer irme.
El calor de la estufa, la hornalla encendida, el mate cocido por ahí me hacen querer quedarme. Pero por ahí (a veces, no siempre) (siempre es hoy: por eso) (y hoy pensé en esto...): no supe muy bien dónde quería estar y pensé en una danza para abrir el cielo. Danza o lucha, tal vez un disparo para agujerear el cielo todavía nocturno.
Una desesperación de sol.
Una cosa de querer el calor que irradia arriba en el cielo, o acá al lado mío (no siempre: por ejemplo hoy no, por eso buscaba) cuando me despierto y dormís así, como dormís vos, estando tan vivo, tan encendido.
Hasta se me ocurrió que vos podrías abrir el cielo.
Bailás re bien.
Podrías.

Aunque si estás en casa no importa ya salir.
(siempre es verano) (hoy: cuando te pienso)
como un oasis pero al revés.
lindo espejismo
me congelo las pies en la arena hirviendo.

viernes, 22 de julio de 2011

Charliemos

Charlemos, algo...
ponele: tengo sueño.
Es fija que cuando tengo ganas de estudiar tengo sueño. Me las arreglo con mis mecanismos para hacer falso contacto.
Y quiero escribir. Pero tengo sueño y, ¿sabés? Lo último que leí es sobre filosofía del lenguaje y marxismo. En vez de exprimirme como a un limón y sacarme una gotita de algo lindo que decir... siento que soy un limón trucho, un limón auto-esponja que se auto absorbió y resecó, pero bueno: como quiero escribir y es un capricho que un poco puedo darme, lo hago.
Y me pregunto también con qué fin y supongo, porque sería mentira si no lo dijera, que estoy "suponiendo" a algún lector ideal, algo, digo: alguien que me lee, ¿quizás?
Es una de esas cosas mías... por ejemplo, tengo mi diario y siento que me lo voy a meter en el culo y que no sé qué hacer con eso...
Algunas noches pienso en metáforas, en formas de expresar de algún modo, pero nada a lo bruto: pretendo una delicadeza tonta que se me hace eufemismo. Yo no quiero mentir. Ni ahí, menos a mí misma: la verdad es que a veces tengo tantas cosas que decir y estoy tan afónica...
No sé. Hoy estoy incapacitada pero tengo ganas de gritar.
¿Sabés de qué tengo ganas también?
De escaparme.
Tengo inmensas ganas de charlar.
Como que, bueno... tengo ganas de un pin pong de verborragias. Hasta cansarnos y comernos las palabras. Una glotonería. Me lo imagino dulce, aparte. Ya me estoy queriendo ir, aparte de por las ramas, irme de casa.
Esta noche me quedo. Es jueves y estoy de vacaciones, me sobró plata de anoche y digo bueno, esta es la mía: me voy otra vez.
Decido estudiar.
Decido que tengo sueño.
Me alegro al menos de haber decidido algo. De todos modos, me duermo y estoy acá.
Me siento en una clase de yoga queriendo estirar de más mis piernas, mi espalda. Tanto que tiemblo. De cabeza, bordeaux un poco.
Bueno no sé qué onda con el lector ideal. Estoy leyendo mucho de otras gentes y me encanta especialmente un blog. Me da ganas de charlar.
No sé. A los gritos, escupiendo. BLABLABLÁ! ¿qué me contás?
Medio embrutecida...
encuentro dulzura aún en
gestos tan toscos
que me hacen retroceder.

Pero quisiera acercarme.
Querer, sí, claro
quisiera.

Quisiera más que querer.

martes, 19 de julio de 2011

paréntesis parentescos míos

No sé a dónde voy. De dónde parto cómo parto, parto del parto, de la emoción de mi mamá amándome me abraza y ahora parto, parto lejos de esa emoción de esa cosa maternal, me voy lejos hacia el descuido y hacia la búsqueda del cuidado (sin cuidado) . No sé a dónde voy porque no sé dónde estás (y es que te estoy siguiendo). De eso estoy segura... (a alguna parte). No quiero abrazos paternos igual (te voy contando): que no. Quiero un cuidado más grande: quiero cuidarme de mí misma y para eso necesito que encuentres todas mis armas (y me desarmes).
Tu caricia debe estar donde yo lastimo. Ahí, en la herida de antes de cuando era una chica más chica que ahora, (ahí): confío en que ese lugar que no sé cuál es ...ni sé a dónde vas ni dónde estás lo vas a poder encontrar con tu mano porque yo te voy a guiar. Al unísono: somos dos conociéndonos. (En no sé dónde).
(Espero que cerca).
Hasta no distinguir tu tacto del mío.
Hasta caerme del planeta (que no conozco y que me es ajeno).

Tal vez el secreto sea agarrar la mano de mi sombra, y preguntarle a ella a dónde quiere ir. Porque... ¿desde cuándo soy soberana y ella subordinada? La luz artificial es engañosa: ya no soy yo ni voy a ningun lado sin tenerme en cuenta. Soy partida (doble). Me estoy persiguiendo la cola como un gato imberbe.




ideo

mirá si seré nena
que sin sentirme en lo absoluto mal
(más bien sintiéndome bien), hoy mientras me bañaba y por no pensar en nada pensé en que tal debí sentirme triste por alguna cosa...
y empecé a inventar, te aviso

no me agarres sonámbula

quizá delire con que dejaste la tabla del inodoro levantada
o me miraste raro (mientras dormías)

domingo, 17 de julio de 2011

alguna noche

va siendo la hora de que entienda que el tema de las conexiones no es una cuestión de cablerío
re-conceptualizando
nota mental: distinguir lazos de enredos
pasiones de asfixias

mi romanticismo es tonto.

sábado, 16 de julio de 2011

(y los moomerans, también)

supóngase usted un pasillo...
una noche
lucecitas, cositas flúo.

ahora imagínese usted que alguien espera justo al fondo a la derecha
fácil, para llegar...
casi podría usted transportarse en dos líneas perpendiculares
como manejado a control remoto.

pero ahora usted cáigase al piso
vuele su tapita de plástico y sus baterías cargadas
ahora usted está solo
y es libre

entonces usted va hasta el fondo
acelerando
hasta encontrar un límite
(una pared/una puerta cerrada)
contra lo que usted se dará la cabeza

entonces game over.

viernes, 15 de julio de 2011

miniverdad

Creo que el mismo motor de mi vida y de lo que quisiera escribir o escribo es a la vez mi traba, perjuicio e impedimento.
Y no sé qué onda.
Cuando salgo afuera siento que invento y me estoy mintiendo. Me equivoco mil veces: los de mi afuera existen (más) aunque me haya vuelto una escéptica. Y no sé por qué de día elijo codearme con fantasmas.
Será por eso que me encanta salir de noche. Entonces les creo y me creo tanto...
Y cuando me levanto vuelvo a olvidarme de esa creencia/creatividad.
Como si fuera parte de mi religión excomulgarme.
odio el rencor.
qué copado

jueves, 14 de julio de 2011

mímica

Todavía no sé gritar sin hacer ruido.
Cada vez que voy a decir algo me retumba adentro y siento que abro paquetes escandalosos adentro del cine.
Por eso no digo tanto...
De chica me acostumbraron a renunciar a mi sueño de ser baterista.
La casa es chica y somos unos cuantos.
Qué hago tan callada... es como si me dieran un conteiner de nueces (muchas nueces) y me dijeran comé. (¡¡Pero no hagas ruido!!)

miércoles, 13 de julio de 2011

se me ocurre

no creo en el infierno
pero pienso que sería como uno de esos insomnios en los que uno se pregunta "¿qué hubiera pasado si...?"
eternamente.

martes, 12 de julio de 2011

Distorsión

Basta.
Ya estaba planeando volver al país de los enemigos, también meterme en la cama un rato.
Todavía estoy sentada chinito y mi ventana es ventana, veo media palmera y medio viento afuera. Tengo que cambiar de ángulo, de espacios y de aires. Sospecho imanes raros con habitaciones peores, con relaciones truncas, con imposibilidades. Me falta admitir que ambos polos del magneto están adentro mío. Soy yo quien me llevo, ¿y, por qué?
Vivo de apego caprichoso y cagón a momentos fósiles. El almohadón que tiene impreso mi culo ya no es tan cómodo. Y siento mis zapatos como bananaboat en el océano. Será que pasó de moda el revestimiento. Serán los sentidos, únicas fuentes fiables... digo (o dicen mis ojos): no veas caras felices donde sólo hay smileys redondos amarillos plásticos, caras de Wal*Mart. Mentiras redonditas: bolas tristes. Ofertones cínicos: creérte es como comprar calmantes a buen precio y pensar que estoy haciendo negocio.

lunes, 11 de julio de 2011

flashpoint1990

te pienso como del '90, como si te hubieses mudado a otro país, como si ya envejecieras, como si tus amigos ya no me reconocieran
en tu habitación me sentía bien y acá, mientras estabas: era lo mismo
parecía todo borroneado con goma

con la parte azul, ¿viste?
la que no borra, pero deforma, mancha...
en vez de limpiar razga
quema

y arranca.

yo soy paredes pintadas, aerosoles tuyos
reboques sombra delineador rimmel
descara/descascarada con espátula.

engomina engomada nada

eso de perder la línea, ¿qué significa? (me da bronca)...
me imagino un pincel que ya no dibuja claro.
¿perdí la línea porque me despeiné?
es todo una cuestión de imagen.
(y me da bronca)

domingo, 10 de julio de 2011

tomatelás

Hay gente tan invasora que ni siquiera me animo a decirles mi opinión, o sea, que son invasores, porque siento que les estoy dando la llave de mi cerebro y que me lo van a desconfigurar todo hasta que los deje entrar a mi casa como la buena anfitriona que con ellos nunca quiero ser.
Últimamente me siento super invadida y no sé si es que justo me topé con muchos de ellos o es que me falta voluntad para servir un té para dos.
Necesito tener una de esas conversaciones que son una sola, sin interferencias ni enésimas intensiones. O quiero que las enésimas intensiones sean recíprocas y queden tan claras que pueda saborearlas como a un caramelo de limón.
Que entre a mi casa un cleptómano amado y se lleve todas estas revistas, todos estos souvenires que no me sirvieron nunca. Pero que, si no se me antoja, no me toque el culo ni las convicciones.
Piensan que pueden arrancar el mantel sin romper las copas.
Quieren brindar con cinzano y hacerse los dandys.
Van a tener que tomar del pico.

viernes, 8 de julio de 2011

tortolito

nunca te vas a enterar de cuánto te aprietoaprecio y te deformo como al masapán... ni de qué color te tiño para pensar, soñar, escribir, buscar, mentirme, chuparme los dedos y decir tanta porquería de azúcar artificial; de rico artificial; de anestecia de lenguas y desatanudos en el estómago como efervescencia uvasal

forrada.

miércoles, 6 de julio de 2011

xixi xí * xiglo XXI


Hay despertares que no se quieren y hay empantanados, arenas movedizas, gente que es devorada hasta los ojos. Que puede ver cómo la devoran y la descienden a lo más bajo. No cierran los ojos como si quisieran verlo todo. Aún en lo oscuro.
Y así despiertan, abren los ojos para ver la mañana que no quieren ver. Y ver que no están tan solos. Que los que embarran las botas de cuajo hasta el flequillo son varios. Que se juntan a mediatarde y siguen la noche, de copa en copa, de juego y fuego, de beso mano cuerpo equivocado.
Son avalanchas de humores raros que en la ignorancia del mal estado empeoran, se fusionan, ríen lloran curten tocan fondo y salen a flote, tal vez de mañana. Tal vez abren los ojos una mañana de esas, negadas, frías llenas de nubes y humo.
Por las hendijas la claridad medio gris medio anaranjada de madrugada... Parece que alguien fumara desde lo alto.
Por el rabillo del ojo la habitación vieja. La campana del despertador, la nariz fría entre las frazadas solas, la pollera levantada frente al espejo
una de esas que de tristeza está hasta las tetas se mira la bombacha, las puntillas, pregunta de quién soy yo sino de mi ropa, de mi máscara de mi cubrecama
quiero abrazar y sacarme hasta las medias de nylon, hasta la hebilla con la que controlo mi pelo y disciplino a la fuerza mi pensamiento

cuando estoy sola me siento ropa, peinado, rimmel, ideas, preguntas y piernas cruzadas

aunque sea con la luz apagada vi
poca luz que es mucha entre tanta sombra.

martes, 5 de julio de 2011

No-nombre


porque mis amigos lloran en la música y lloran en la casa las mascotas y desde temprano no queremos limpiar las migas del desayuno todo es barullo rumor de bares o cafés poblados de gente que habla de sus particulares:
tuve que dejar el libro

primero lo leí al revés, las hojas están mal puestas
casi no tiene comas y me daba vértigo y estaba bien
(me acuerdo que el domingo me levanté y le dije a una amiga: qué bien me van las montañas rusas)
pero tuve que dejarlo porque hay tanto ruido que no puedo escuchar la voz adentro mío, lo que me dicto, las palabras que leo, lo que quiero estudiar, lo que entonces escribo
para poder leerme porque no me escucho y ver : hoy sí veo
con una nitidez de martes de invierno veo la atemporalidad y las metamorfosis del ánimo mío y del ajeno
veo pero no entiendo ni escucho
veo la boca que se mueve y me dice: nena acá, basta
pero no escucho y por eso no acato y siento la vergüenza de hablar con un mudo y preguntarle ¿qué? a mitad de cada frase
te digo sísí
sí, claro, lo entiendo
me parece perfecto

y lo único perfecto es la boca moviéndose
y no haber escuchado tal vez sea perfecto porque ahora me movilizo yo
revuelvo el papeleo mental y en el fichero N
encuentro
"no"
"nunca"
"nada"
"ninfa"
"narcótico"
"nimiedades"
"nómada"
"nostalgia"
"naturaleza"
"noche"
"nervio"
"nacer"
"neurona"
"número nueve"
"noventamil naufragios necesarios"
"novios normales"



y está la respuesta: nomás necesito no necesitar ningún nada ni nadie.

lunes, 4 de julio de 2011

gr

Espero que el enojo y la impotencia aparte de espirales sean resortes.
También sé que son destapadores, sacacorchos de botellas de vino.
Las venas de los ojos, las cruces rojas que no me sirven para ver.
Sh, hace el sifón.
Callate.
Tomá sin soda.

domingo, 3 de julio de 2011

Et in secula seculorum

qué mal
es como si me robaran la contraseña.
no existo escribiendo desde mí
ni para las cosas

desde otra y para otra
me desvalijaron la privacidad

siento la desolación esa
de llegar a casa y encontrar los cajones vacíos
rotos, por el piso
todo revuelto.

para pagar el rescate hay que esclavizarse
infinitamente.

ni en figuritas

las notas del 1 al 10
el podio los top ten
la memoria
tus fotos
no sirven porque te recortan
y te omiten

por vos

estallen los espejos
vivan los ojos
los labios
y las yemas de los dedos.
no puedo reaccionar ante la cara de nada y me da bronca ver que es impermeable y las lágrimas resbalan como sobre un plástico en tu cara de muñeco
las lágrimas tuyas
las mías
y ajenas
nada te toca ni te llega a la sangre
sos como una señora que viene de hacer las compras
y llena la heladera de yogur descremado y la alacena de dulces para las visitas, para ella nunca
nunca
disfruta de la plata
ahorra
como vos
que ahorrás
todos ahorramos
porque nadie asume que nos desgastamos y que no va a quedar nada así que llevate tus cosas
llevate todo sacalo y volvé a la cucha vacía
a escuchar música y besar a alguien
tal vez leer un libro

parecemos disfrazados de burbujas
o de paraguas.

somos la máquina de la cortesía
el baile de la realeza
que de real, sólo el nombre.

viernes, 1 de julio de 2011

pienso en mis cosas favoritas

de la guerra y del no se qué más querés hablar mientras que yo ya ni de amor hablo porque no puedo, siquiera hacer guerra te digo que no puedo hacer guerra con nada porque en cuanto enfrento cuerpo a cuerpo algo ya no es guerra ya falta el frío y en mi adentro late y no quiero decir corazón porque no quiero remitirte a los osos peluches (nunca) (nunca quiero remitir a los osos peluches)
mi gato nuevo juega con peluches viejos, yo lo dejo que destroce porque me destroza no saber qué hacer con ellos y odio la nostalgia y odio los sustantivos abstractos porque flotan ahí en el medio de la nada como moscas en verano sobre las sandías
mi gato arranca ojos de los peluches tuyos
ya no me miran nada, no quiero abrazarlos nunca ni loca ni de noche cuando tengo miedo, sueño, pesadillas, cuando estoy desanimada cansada llorona nunca...
(nunca)
quiero ser llorona
(nunca)
pensar en peluches
ya me llenaste de vellón hace rato me inflaste con algo imaginario y comprimible, aplastable, babeable como una almohada y yo me babeé sobre mi interior tan romántico, me lo creí todo y ya no creo en osos y eso es malo porque me acuesto sola y dejo que mi gato destroce

y siento pena


todavía me da pena
y lástima
que es aún más repulsivo

preferiría clavar yo las uñas y desgarrarlo todo porque los objetos a mí no me dicen nada
sólamente escupen y gritan pero hablar no hablan
y todo en mi habitación parece rosa, todo es como un gran prisma que irisa rosa.
la comodidad del desorden en el que me apoyo, mis medias desiguales, un agujero por donde sale el dedo gordo del pie
desentono todo y no me animo a quemar completas las cosas
acá está todo
lleno de humo.

y mi interior
el de los peluches
nubes tierra
polvos
por todas partes

como no hay forma de reciclarlo pero para sacarlo ya se pasó la hora
es tarde
y los perros, los gatos: depredadores


te estoy tosiendo